– Los incidentes vehiculares durante la temporada de lluvia aumentan hasta 20 por ciento, debido a las afectaciones que causan las fluctuaciones climáticas en caminos y carreteras, aseguró GNP Seguros.

Casos como la hidroplaneación, evento que ocurre cuando el nivel de agua hace perder contacto entre la llanta y el asfalto; encharcamientos; turbulencia; vías inundadas; derramamiento de aceites o gasolina del vehículo, los cuales provocan una superficie resbalosa y poca visibilidad, son los que más causan algún siniestro en carretera.

En un comunicado, la aseguradora señaló que con el objetivo de reducir el riesgo de sufrir un accidente de auto, el conductor, como actor elemental para sostener la seguridad vial, debe respetar señalamientos y límites de velocidad, y prestar atención en todo momento frente al volante.

Aconsejó examinar el vehículo antes de partir y revisar rutas alternas en caso de que el clima del lugar presente lluvias.

Ante la presencia de baches o inundaciones profundas, recomendó evitar atravesarlos por más adecuadas que sean las condiciones del vehículo, así como no forzar la marcha del mismo en caso de encontrarse atrapado en uno de ellos, ya que dicha acción podría afectar gravemente el motor.

Por otro lado, GNP Seguros reportó que al cierre del primer semestre de este año recibió más de 257 mil siniestros, lo que le generó pagar más de cuatro mil millones de pesos para su atención.