Las acciones que ha implementado México para hacer frente al cambio climático, las cuales se han convertido en referente para otras naciones, han llevado al país a colocarse en el liderazgo mundial, afirmó el ingeniero químico Juan Carlos Arredondo.

El director general de Políticas ante el Cambio Climático y encargado del Despacho de la Subsecretaría de Planeación y Política Ambiental, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), asistió al tercer encuentro "México ante el Cambio Climático".

En el encuentro organizado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), destacó que entre los avances que México ha logrado para hacer frente a esa problemática destaca la creación del Sistema Nacional de Cambio Climático (SINACC), el cual coordina trasversalmente la política nacional sobre la materia.

Además, se han hecho modificaciones recientes a la Ley General de Cambio Climático, a fin de promover atribuciones a los municipios y la Federación para coordinar acciones, mejorar la transparencia e incluir en las políticas de adaptación atlas de riesgo.

Durante el encuentro, se detalló que las últimas reformas a la ley establecen las bases para que México contribuya al cumplimiento del Acuerdo de París, con el objetivo de mantener la temperatura mundial por debajo de dos grados Celsius.

Dentro de las acciones que México ha llevado a cabo para lograr su adaptación ante el cambio climático, se presentaron instrumentos económicos para enfrentar este problema.

Entre dichos instrumentos está el financiamiento de proyectos sustentables, de energía eléctrica, bonos verdes, Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (Carbono), Certificados de Energía Limpia (CEL), subastas de energía eléctrica y mercado de carbono.

Por su parte, la directora de Inventarios y Prospectivas de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero del INECC, Fabiola Ramírez Hernández, resaltó el impacto que ha generado el Inventario Nacional de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero (INEGyCEI).

Recordó que el objetivo de este inventario es generar el conocimiento y estadísticas sobre las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero y de carbono negro.

Gracias a ello, se ha cobrado consciencia de la afectación que generan dichas emisiones en la calidad del aire del país, además de que se busca conocer el comportamiento del tiempo por fuentes de emisión, así como la estimación de las absorciones por sumideros.

Señaló que, de acuerdo con datos del último inventario, el sector energía tiene un rango de 481 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e), y a nivel sector, es el principal emisor de gases de efecto invernadero.

Le sigue el sector de la ganadería, con 71 millones de toneladas de CO2e y los procesos industriales con 54 millones. En conjunto con otros indicadores, suman un total de 683 millones de toneladas.

"De 1990 a 2015, la generación de gases de efecto Invernadero (GEI), aumentó 54 por ciento, bajo una tasa de crecimiento promedio anual de 1.7 por ciento” refirió.

Agregó que en el periodo de 2010 a 2015, “el aumento de estas emisiones fue del cuatro por ciento, con una tasa menor del 0.8 por ciento. Es necesario seguir trabajando para reducir nuestra tasa de emisiones".