.-La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela estimó hoy que el caso de la cajas de alimentos subsidiados que vende el Gobierno a sectores humildes dejó un daño al Estado de alrededor de cinco mil millones de dólares en dos años.

El presidente de la Comisión de Contraloría, Freddy Superlano, difundió un informe sobre las investigaciones realizadas sobre las llamadas cajas-CLAP, vendidas por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, y la asociación con la firma mexicana Gran Límite.

Superlano dijo que la investigación legislativa se centró en los hechos irregulares alrededor de las caja-CLAP, que el Gobierno vende con subsidio y reparte alrededor de 12 productos de consumo masivo, una o dos veces al mes a sectores pobres.

El programa ha sido defendido por el presidente Nicolás Maduro, quien afirma que ha permitido proteger al pueblo de lo que llama la guerra económica desatada por empresarios especuladores.

Los productos son importados y en Venezuela los CLAP arman las cajas de cartón donde guardan los productos para su distribución.

Superlano denunció que lo que se produce mensualmente en corrupción por las bolsas CLAP es cercano a los seis millones de dólares.

“Seis millones de dólares mensuales es un cálculo de lo que más o menos produce la trama de corrupción de las cajas CLAP ¿Cuánto no pudiésemos hacer con ese dinero para luchar contra la crisis?”, señaló.

Agregó que la Asamblea Nacional calculó que entre 2016 y 2017 se estimó un desvío irregular por cinco mil millones de dólares con los CLAP.

“¿Por qué si se invirtieron cinco mil millones de dólares en importación de alimentos CLAP la mayoría de los venezolanos no goza de este beneficio?”, preguntó.

Sobre la proveedora mexicana, dijo que existen “diversas empresas que están registradas que le compran al grupo Gran Límite algunos productos que son distribuidos en Venezuela en las cajas CLAP, y éste grupo, además de venderle mercancía a empresas venezolanas, también vende al Gobierno nacional”, indicó.

Superlano puntualizó que la Asamblea no está en contra de que se importen alimentos que necesitan los venezolanos en la presente crisis provocada por la hiperinflación y la recesión.

“Nosotros estamos hablando de toda la trama que tiene el Gobierno para poder traer los pocos alimentos que hay en el país. Se inventan el cuento de que nosotros (oposición) estamos sacando la comida por la frontera (con Colombia) o que es mentira que en el país se dejó de producir desde hace muchos años”, alegó.

El diputado señaló que la Asamblea desea que los venezolanos puedan identificar a las personas vinculadas con la corrupción en las cajas CLAP, pero puntualizó que no desea entorpecer las investigaciones.

“Hay empresas que se registraron con  diez mil dólares y terminaron haciendo contrataciones de por encima de los 200 millones”, dijo Superlano. “No es posible que se sigan beneficiando estas empresas corruptas cuando con ese dinero se puede invertir en el campo venezolano y que las personas puedan comprar lo que quieran”, alegó.