La excandidata ultraderechista a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, fue convocada por una corte francesa para superar un examen psiquiátrico en el marco de una investigación abierta contra ella por difundir imágenes de ejecuciones del Estado Islámico (EI) en twitter.

La demanda judicial busca determinar si “Marine Le Pen mide sus comentarios y para que responda a algunas preguntas” así como para “revelar anomalías mentales o psíquicas” de la presidenta del partido ultraderechista y xenófobo “Unión Nacional” (RN por sus siglas en francés).

Mediante su análisis psiquiátrico, el juez que ordenó el examen pretende asimismo saber si la responsable “padecía un problema psíquico en el momento de los hechos”, cuando publicó imágenes violentas del grupo yihadista, hace tres años.

La líder de la extrema derecha francesa se negó en rotundo a realizar la prueba a la que calificó de “alucinante”.

“No iré, está claro, a someterme a ese examen psiquiátrico” declaró a medios locales Marine Le Pen, quien en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2017 obtuvo más de 10 millones de votos.

El procedimiento del examen psiquiátrico es habitual según la ley francesa en este tipo de casos de difusión por redes sociales de imágenes violentas reportaron medios locales.

“Este régimen (político) comienza a dar miedo” comentó Le Pen, quien está inculpada por la difusión de imágenes violentas.