La ciudad de Monterrey, conocida también como “La Sultana del Norte”, “La ciudad de las Montañas” o “La Capital Industrial de México”, celebra hoy 422 años de su fundación.

Capital del estado de Nuevo León, al noroeste del país, la ciudad destaca como centro industrial y de negocios, instituciones educativas con reconocimiento internacional, atractivos turísticos y una amplia gastronomía regional.

Entre sus atractivos culturales destaca el Museo del Obispado, construcción barroca antigua que fue construido entre 1787 y 1788, así como el Museo del Palacio de gobierno, que ocupa el inmueble que data de 1908.

La zona centro de Monterrey resalta por su Macroplaza o Gran Plaza, que ocupa una extensión de 40 hectáreas en su zona centro y que concentra a su alrededor áreas de recreo, como el Paseo Santa Lucía que comprende un rio artificial de 2.5 kilómetros de largo, considerado como el más largo de Latinoamérica.

Asimismo, en la zona de la Macroplaza se encuentran antiguos monumentos y edificios coloniales –como la Catedral de Monterrey que data de 1791, los cuales resaltan entre modernos edificios y monumentos como el Faro del Comercio, una columna de 70 metros de altura que cuenta con un rayo láser.

Los Museos de Historia Mexicana, del Noreste y de Arte Contemporáneo (Marco), también se localizan en esta parte central de Monterrey.

Archivos históricos indican que esta ciudad fue fundada tres veces, la primera fue en 1577 por parte del sacerdote portugués Alberto del Canto, en cuya época se establecieron dos asentamientos que no progresaron.

En 1582, Don Luis Carvajal y de la Cueva fue el primer colonizador de esta ciudad con el asentamiento denominado San Luis Rey de Francia y en 1596, se concretó la fundación definitiva por parte de Don Diego de Montemayor que nombró a esta comunidad como Ciudad Metropolitana de Nuestra señora de Monterrey.

La elección de este nombre, por parte de Don Diego de Montemayor, se hizo en honor al Virrey de la Nueva España, también conocido como Conde de Monterrey Galicia, Don Gaspar de Zúñiga y Acevedo.

Entre las primeras labores de los 34 pobladores regios destacaron el cultivo de la tierra, la cría de ganado y la minería, los cuales se destinaban al consumo interno.

Asimismo, se resalta que Monterrey es de las pocas ciudades que tiene un escudo de armas otorgado por la Realeza Española, aunque todavía se desconoce quién lo diseñó.

La Sultana del Norte cuenta con un clima extremoso y por tanto variable, por lo que es común pasar en un mismo día, por calor, frío, lluvia y hasta granizo; alcanzando hasta los 40 grados en verano y temperaturas de un dígito durante el invierno.

La comida regiomontana se encuentra influenciada por alimentos prehispánicos, españolas y judíos y entre ellos destacan el cabrito al pastor, un manjar con amplio reconocimiento a nivel nacional, la cual consiste en la carne de una cría de cabra menor a 45 días de edad que se cocina a las brasas.

La carne asada es otro de los platillos tradicionales en esta capital que cada fin de semana o bajo cualquier pretexto, reúne a la familia y amigos, y donde el corte más socorrido es la arrachera, según datos de los restauranteros y comercializadoras de cortes.

Entre sus postres destacan los dulces de leche quemada conocidos como “Las Glorias”, los cuales tienen su origen en la zona Citrícola de la entidad, así como su pan de elote.