La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) consideró que la decisión sobre continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se debe tomar con base en el análisis de expertos en la materia, por lo que llevar este tema a consulta es preocupante.

“Es algo que nos preocupa y esperamos que esta decisión llegue de una manera objetiva y que sea con base en información de la industria y sus beneficios a largo plazo. Que se tome en cuenta a la industria”, dijo en entrevista el director de la oficina del organismo en México, Cuitláhuac Gutiérrez.

En este sentido, reiteró que un proyecto como el nuevo aeropuerto en Texcoco no se debe de llevar a una consulta, además de que no se tiene claro de cómo se llevará a cabo, aunque confía que se realice con la información de los organismos involucrados en la industria.

Sostuvo que la clave en este proceso es analizar, cuál propuesta otorga mayores beneficios para el país, aunque de acuerdo a los análisis de la industria y expertos, el proyecto de Texcoco, es el más adecuado.

Cabe mencionar que en abril pasado, la IATA informó que no construir el NAIM tendría un impacto negativo de hasta 20 mil millones de dólares en la contribución al Producto Interno Bruto (PIB) y hasta 200 mil empleos menos sustentados por la aviación y la pérdida de 20 millones de pasajeros al año en 2035.

Gutiérrez sostuvo que el estudio de la IATA, en colaboración con ALTA y ACI-LAC, para evaluar el impacto económico de las restricciones de capacidad en América Latina, menciona que la construcción del NAIM es una necesidad real y una oportunidad histórica para favorecer el crecimiento económico.

Por lo tanto, el nuevo aeropuerto es una prioridad del Estado mexicano que trasciende cualquier contexto político y “debe ser apoyada desde todos los sectores, dados los amplios beneficios”, dijo.

Sobre la “cirugía mayor” al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), Cuitláhuac Gutiérrez, comentó que se reunirán con las autoridades para buscar más eficiencias y “tender el puente” hasta que esté listo el NAIM.

Recordó que la IATA ha trabajado con las autoridades de dicha terminal en relación con el manejo de slots (horarios de despegue y aterrizaje).