El Instituto Nacional de Transparencia determinó que la información sobre lo ocurrido en 1968 contenida en el proyecto de la Colección M68: Ciudadanías en Movimiento, impulsado por el Archivo General de la Nación y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a través del Centro Cultural Universitario Tlatelolco, debe ser pública.

El comisionado Oscar Guerra Ford expuso que el proyecto busca preservar y divulgar la memoria nacional, a través del acceso libre, público y gratuito a expedientes, fotografías, grabaciones y documentos que permitan la reconstrucción de hechos, así como distintos procesos de búsqueda de la verdad, justicia y reparación del daño.

“Se estima que, con la socialización de información en posesión del Archivo General de la Nación y con la aportada por el resto de instituciones, será posible fortalecer el conocimiento de lo que aconteció en torno al movimiento estudiantil de 1968”, indicó el integrante del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Reconoció que muchos de los documentos contienen datos personales de personas detenidas y fallecidas como consecuencia de hechos vinculados al movimiento estudiantil de 1968, que incluso pudieran considerarse como sensibles.

Empero, se estima que la información que se hará del conocimiento público no sólo para consulta presencial sino también para consulta virtual coadyuvará al conocimiento de la verdad histórica de los hechos, para evitar que se repitan las violaciones a los derechos humanos.

“El derecho a la protección de datos personales debe ceder para contribuir a un bien común, esto es preservar y divulgar la memoria nacional, a través del acceso libre, público y gratuito a expedientes, fotografías, grabaciones y documentos que permitan la reconstrucción de los hechos, así como distintos procesos de búsqueda de la verdad, justicia y reparación”, sostuvo.

A su vez la comisionada Blanca Lilia Ibarra Cadena manifestó que negarse a abrir y analizar el movimiento del 68, apelar a su opacidad o su secrecía sería negar el pasado histórico y su impacto en la vida de México.

“El México que camina en la ruta de los derechos humanos no podría transitar en ella sin un componente fundamental: el de su historia documentada a través de archivos históricos de acceso irrestricto, cuya apertura y disponibilidad sea integral y completa para cualquier persona que desee consultarla”, remarcó.

Por su parte la comisionada María Patricia Kurczyn Villalobos sostuvo que "el derecho a saber, el derecho a conocer la verdad, es de los valores más importantes que podemos tener los seres humanos”.

El comisionado Joel Salas Suárez afirmó que los archivos del 68 siguen vivos y creciendo, y ahora tiene un nuevo aporte que es la Colección M68: Ciudadanías en Movimiento, que dará nuevas perspectivas a lo sucedido aquel año.

El comisionado presidente del INAI, Francisco Javier Acuña Llamas, afirmó que hay acontecimientos que la sociedad tiene derecho a conocer porque cambiaron para siempre la vida del país.