“Quebranto” muestra daños en obras arquitectónicas tras los sismos

En el Corredor del Arte del Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY) se abrió la muestra fotográfica “Quebranto”, que consta de 27 imágenes que forman parte del archivo histórico de Grupo TARES, Taller...

En el Corredor del Arte del Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY) se abrió la muestra fotográfica “Quebranto”, que consta de 27 imágenes que forman parte del archivo histórico de Grupo TARES, Taller de Arquitectura y Restauración, surgido a raíz de los sismos de 2017.

La exposición tiene el propósito de recordar los daños que sufrieron obras arquitectónicas de Oaxaca, Guerrero y Morelos, sobre todo templos y figuras religiosas, durante los movimientos telúricos del 7 y 19 de septiembre, para crear conciencia sobre la riqueza, el valor y la herencia del patrimonio cultural.

“Quebranto” cuenta con la participación de los fotógrafos Fidel Ugalde, Gerardo Noriega y Víctor Martínez, así como de Antonio Ramos en el montaje, y permanecerá hasta el 5 de octubre, se indicó en un comunicado.

“Los daños reflejados en esas imagenes muestran la importancia que tiene el patrimonio cultural para los habitantes de una comunidad y todo lo que se desprende de las prácticas realizadas dentro y fuera de esos espacios destinados a la devoción y congregación", contó la curadora Andrea Tamara Marroquín Mondragón.

La también integrante de Grupo TARES compartió que los miembros de las comunidades fueron los primeros en llegar para ver cómo estaban sus templos e  incluso ayudaron a los especialistas a levantar polines y piedras.

“Lo importante es brindar una mirada un poco más social que técnica, en cuanto a la arquitectura o restauración de los objetos que son los bienes muebles; por ello se intentó plasmar el significado que se le da en una comunidad a estos templos y a esos santos que veneran”, añadió.

Las imágenes muestran los estragos y la recuperación del patrimonio cultural de los recintos y sus figuras religiosas, que datan de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, entre ellos los templos de San Pedro, y el ex convento de Santa María de la Asunción, en Morelos; y los de Santiago Apóstol, San Francisco de Asís y la Virgen del Rosario, en Oaxaca.

Marroquín Mondragón destacó que muchas de las regiones de Oaxaca, Guerrero y Morelos se han visto restringidas en la difusión de su patrimonio cultural debido a que se les menciona con poca frecuencia por su apartada ubicación geográfica, de ahí la importancia de esa exposición.

“Es complicado decidir si se derrumba o se demuele; hay que tener toda una consideración de lo que implica y ha implicado por muchos años la importancia de un templo en una comunidad alejada o pequeña, donde las festividades religiosas son de suma importancia”, refirió.