El político opositor Robert Kyagulanyi, conocido por su nombe artístico Bobi Wine, prometió hoy desafiar las restricciones de seguridad emitidas por la policía para su regreso a Uganda, tras ser tratado en Estados Unidos de las heridas sufridas durante su arresto en agosto pasado.

“Soy un ugandés libre con derecho a circular libremente en mi país”, sostuvo Wine a través de sus cuentas en las redes sociales la tarde de este miércoles, cuando se encontraba en la zona de tránsito del aeropuerto de Ámsterdam, Holanda, en espera del vuelo que lo traería de regreso a Uganda.

El legislador del condado de Kyadondo reaccionó a las directivas impuestas horas antes por la policía ugandesa para restringir la concentración de personas en el aeropuerto internacional de Entebbe, ciudad cercana a Kampala, al cual se prevé la llegada del cantante mañana jueves.

Varios grupos, incluidos políticos y músicos, han estado pidiendo a simpatizantes que aparezcan en grandes números en la terminal aérea para recibir al cantante convertido en político.

Sin embargo, la policía anunció que estaban prohibidas las reuniones públicas, con excepción de las autorizadas previamente por las autoridades del país, y precisó que en el aeropuerto de Entebbe no se permitirían más de una docena de personas, con prioridad reservada para familiares de Wine.

La restricción en Entebbe está dirigida a mantener “la paz, la ley y el orden”, indicó el portavoz de la policía, Emilian Kayima, quien señaló que hay información de la movilización a nivel nacional de diferentes grupos de personas que distribuyen camisetas y carteles para que la gente vaya a recibir al político.

Afirmó que la disposición está en línea con lo establecido en la Ley de Administración del Orden Público (POMA), aprobada en agosto de 2013, la cual concede al Inspector General de la Policía amplia discreción para permitir o rechazar reuniones públicas.

Hasta ahora, “ningún miembro de su familia ha ideado un mecanismo para las procesiones y asambleas públicas según lo dispuesto en la ley. Como resultado, serán ilegales e interrumpirían las actividades normales, incluido el traslado de personas hacia y desde el aeropuerto”, sostuvo.

Wine regresará procedente de Estados Unidos, donde recibió atención médica desde el pasado 31 de agosto de las lesiones que sufrió cuando permaneció detenido por el ejército ugandés después de un altercado durante mítines electorales en la localidad de Arua.

La estrella de pop fue arrestado y llevado a la corte marcial por cargos de posesión ilegal de armas, pero durante su detención fue golpeado y torturado, según declaró él mismo cuando tras ser liberado en Arua, fue arrestado nuevamente y acusado de traición por la Corte de Magistrados de Gulu.

El opositor, a favor de quien se han realizado masivas manifestaciones de apoyo, quedó en libertad bajo fianza a finales del mes pasado y fue entonces cuando viajó a Estados Unidos para tratarse las lesiones.

“La policía no tiene nada qué decir sobre quién me recibe y quién no, o a dónde voy ni a dónde no puedo ir. Ningún miembro de mi familia me recibirá en el aeropuerto, los encontraré en casa. Seré recibido por amigos, colegas políticos, líderes y artistas”, aseguró.