Al menos nueve mil miembros de las Fuerzas Armadas y de Orden desfilaron hoy ante el presidente chileno Sebastián Piñera, en el marco de la Parada Militar en honor a las Glorias del Ejército de este país sudamericano.

Como todos los años, la actividad militar se realizó en la Elipse del Parque O’Higgins, ubicada en las afueras del centro de la capital chilena, y a ella asistieron las más altas autoridades del Estado.

Piñera, a su llegada junto al ministro de Defensa Nacional Alberto Espina, pasó revista a las escuelas matrices del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la militarizada policía Carabineros, a bordo de un automóvil descapotable para poder lucir la banda presidencial.

El gobernante llegó al palco de honor rodeado de militares montados a caballo del Regimiento Escolta Presidencial Granaderos del Ejército, tras lo cual recibió el saludo del Club de Huasos Gil Letelier.

Los hombres del campo chileno llegaron con música tradicional y con varias parejas para bailar cueca, el baile nacional de este país, además de entregar a las altas autoridades un "cacho" de chicha, fermentado de uva que se bebe en estas Fiestas Patrias.

Debido a los recién cumplidos 200 años de la Batalla de Maipú, la cual fue decisiva en la independencia de este país, se recordó el llamado "Abrazo de Maipú" entre los libertadores Bernardo O’Higgins, por parte de Chile, y José de San Martín, por Argentina, razón por la cual desfiló una delegación del Ejército de Argentina.

A continuación se dio inicio al desfile militar con el paso de las escuelas matrices del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea (que incluyó el sobrevuelo de la Escuadrilla de Alta Acrobacia Los Halcones) y Carabineros.

Por primera vez una comandante, la capitán del Ejército Mabel Sánchez Narváez, estuvo a cargo de una escuadra de cadetes de la Escuela Militar, al igual que el Orfeón de Carabineros, que por primera vez tuvo como tambor mayor a una mujer, la carabinera Kamila Vega.

También sobrevolaron la Elipse del Parque O’Higgins más de 70 aeronaves, entre ellas 22 de guerra F-16, además de aviones de instrucción Pillán, de transporte, de detección temprana y de reabastecimiento en vuelo, entre otros, junto con helicópteros de guerra y transporte de la Fuerza Aérea, el Ejército y la Armada.

Carabineros desfiló con una delegación de uniformados de otros países que realizan estudios en sus dependencias, entre ellos uno procedente de México, además de hacer gala en su presentación de los caballos y perros policiales.

El desfile, que duró tres horas, no contempló este año el paso de equipos militares terrestres como tanques y lanzacohetes, entre otros, debido a que el Ejército decidió privilegiar este año "el capital humano", en particular más de tres mil de sus funcionarios.