Rinden homenaje póstumo a Julio Castillo con jornada de actividades

Con motivo del 30 aniversario luctuoso del director de teatro Julio Castillo (1944-1988), amigos y colegas le rinden homenaje a través de una jornada de actividades que se realiza en el recinto...

Con motivo del 30 aniversario luctuoso del director de teatro Julio Castillo (1944-1988), amigos y colegas le rinden homenaje a través de una jornada de actividades que se realiza en el recinto teatral que lleva su nombre, del Centro Cultural del Bosque.

En la inauguración de los trabajos conmemorativos al guionista y profesor, el actor Roberto Sosa mencionó que este miércoles 19 de septiembre se recuerda el miedo, el dolor, el movimiento, la solidaridad, el cansancio, la acción, la impotencia, el abrazo, las lágrimas, el grito, el polvo, el puño en alto, el crujido de la tierra.

“También hoy recordamos a Julio Castillo, no porque haga falta recordarlo, sino porque en esta jornada de reflexión no podemos olvidarlo”, expresó el reconocido artista.

Por lo que se organizaron y crearon un comité integrado por Eugenio Cobo Felgueres, Sisu González, Paloma Woolrich, Juan Cristóbal Castillo, Heleanne y el propio Sosa, para seleccionar y programar una jornada de reflexión.

Hoy, a 30 años de la muerte de Julio, abundó Sosa, él está siempre en su mente, en sus proyectos y en su vida, aunque descubrió que en las relaciones más cercanas y más íntimas no lo conoció y eso lo vuelve fascinante.

“Sí conozco su línea de tiempo y conozco anécdotas, pero realmente no lo conozco en el sentido de que todos y cada uno de los que tuvimos el privilegio de estar cerca de él, tenemos a un Julio diferente, por lo que esto no es para recordarlo, sino seguir indagando por qué no lo olvidamos a partir del gran legado que nos dejó en sus trabajos”, apuntó.

Alberto Lomnitz, coordinador Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), mencionó que este es un homenaje a Julio Castillo a 30 años de su partida.

Su influencia en la comunidad artística como en dramaturgos, directores, actores y escenógrafos, e incluso espectadores que tuvieron acercamientos con su trabajo, se refleja.

“Tuve en lo personal contacto leve con él, fue en juntas, en el Núcleo de Estudios Teatrales, tenerlo en las juntas de maestros; destacaba por su calidad humana que siempre era notable de él, así como su humildad y no ha habido un artista teatral en México como Julio Castillo”, apuntó Lomnitz.

Posteriormente se proyectó el documental “Ciudad infierno. El teatro de Julio Castillo”, de Eugenio Cobo Felgueres, trabajo fílmico que aborda algunos fragmentos de los ensayos de las obras de Julio, como “De la calle” y “De película”, así como de otras tantas producciones escénicas que dirigió.