Con una exposición fotografía y un mural, se realiza hoy en la explanada de Bellas Artes un homenaje a los damnificados que perdieron sus hogares en el sismo que sacudió a la Ciudad de México el 19 de septiembre de 2017.

Organizado por el Colectivo 19-S-17, el homenaje se realiza a un año de la tragedia que se vivió en la capital para reconocer a las familias que siguen luchando por sobrevivir cotidianamente sin un techo, y sin una propuesta concreta que les dé una solución a su situación actual.

En casi una veintena de imágenes se muestran algunos de los edificios colapsados y semicolapsados por el movimiento telúrico, tanto de 1985, como de 2017 y otras dejan ver la organización de la sociedad que apoyó a quienes se encontraban en desgracia; mientras un chelista ameniza el homenaje.

Decenas de transeúntes se acercan curiosos a ver el aglomeramiento para escuchar y ver estas fotografías que no son de muertos, sino de objetos rotos que apenas se asoman entre los escombros, decorativos destrozados de algún hogar que ya no existe.

Epifania López Mateos, del Predio de santo Tomás 55 en la colonia centro, relató su testimonio como víctima y damnificada desde el pasado año. “Ya había perdido la esperanza en las instituciones y en la gente desde hace mucho, pero después de ese momento, del temblor del año pasado y de un nuevo Apocalipsis en nuestra ciudad, ver cómo la gente nos ayudamos entre nosotros mismo, volví a creer en la solidaridad”.

Silvia Ruiz, miembro del colectivo dijo que alrededor de dos mil personas, quienes siguen damnificadas y sin una solución, forman parte de este colectivo y a un año de la tragedia manifiestan su miedo por las actuales condiciones de los edificios dañados, pues las lluvias han reblandecido los edificios ya de por si semicolapsados.

Francisco Alvarado, también miembro del colectivo, presentó un foto libro con 10 ejemplares, que da testimonio de la situación derivada del sismo del 19 de septiembre del pasado año mediante fotos y textos, el cual ya fue presentado a la próxima gobernadora de la Ciudad de México.

“El 19 de septiembre de 1985, la ciudad fue sacudida por un terremoto y este no solo sacudió a la ciudad sino la conciencia civil para recuperar lo que para nosotros es ancestral: la solidaridad. El terremoto de aquel entonces cambió la cuidad", expuso.

32 años después un nuevo terremoto sacudió la ciudad, un nuevo apocalipsis. Pero la vida resurge y con más fuerza emerge en sus habitantes la necesidad de cambio bajo la necesidad de reconstruir la Ciudad de México”, leyó de dicho libro.

Después de concluir el evento se honrará a los fallecidos por el terremoto de hace 32 años y por los del año pasado con un minuto de silencio, para después participar del simulacro.