Para el Banco de México (Banxico), su autonomía no implica aislamiento, sino un mandato institucional claro, con una atribución de responsabilidades concreta y un proceso de rendición de cuentas basado en amplios criterios de transparencia, destacó su gobernador, Alejandro Díaz de León.

Manifestó la disposición del Banxico a seguir detectando las oportunidades para reforzar el marco de transparencia y con ello fortalecer su activo más importante: la confianza y la credibilidad del público.

Al participar en presentación del libro “La relevancia de la información pública para la toma de decisiones económico-sociales”, del cual es coautor, señaló que las acciones en materia de transparencia nunca pueden darse por concluidas.

Son un proceso en permanente evolución, particularmente en materia de banca central y en el sector financiero donde el avance tecnológico genera constantes innovaciones y por ende, nuevas necesidades de regular, divulgar y transparentar, añadió.

En el evento realizado en el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), sostuvo que la credibilidad del Banxico se construye a través de esfuerzos constantes y consistentes y no puede darse por sentada, es un esfuerzo continuo.

Por ello, sostuvo, la política monetaria debe llevarse a cabo bajo un entorno de transparencia y estar sustentada en una estrategia de comunicación clara de comunicación clara con la sociedad respecto a sus objetivos, planes y decisiones.

“Mientras más y mejor informada esté la sociedad sobre los objetivos concretos que persigue el Banxico, los beneficios que estos implican, y los factores que influyen en la toma de decisiones de política monetaria, mejores serán los resultados respecto a dichos objetivos y mejor ancladas estarán las expectativas de los agentes económicos en torno a una inflación baja y estable”, añadió.

Ante comisionados del INAI, como el presidente del instituto, Francisco Javier Acuña Lamas, y el coordinador editorial de la publicación, Gerardo Esquivel, dijo que la estabilidad de precios está lejos de ser un fin en sí misma, “más bien constituye una condición indispensable para sustentar los procesos de crecimiento y mejoramiento del bienestar que todos deseamos”.

El banquero central destacó la importancia de que la toma de decisiones de políticas públicas sean más eficaces, pues hay una demanda social por más transparencia de las instituciones, lo que obliga a rendir cuentas y dar información completa.

Desde 1994, dijo, cuando entró en vigor la autonomía del Banxico, se ha consolidado al interior del instituto una clara conciencia de que la transparencia y la rendición de cuentas son prácticas que van de la mano de la autonomía y que son indispensables para consolidar la credibilidad en el actuar institucional y alcanzar la estabilidad.

“El Banxico está convencido del papel que tiene en la transparencia como herramienta para generar confianza y credibilidad en su tarea central de procurar la estabilidad de precios”, subrayó Díaz de León.

Por su parte, Gerardo Esquivel, quien ha sido propuesto para ocupar la subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Hacienda en la siguiente administración, reiteró que el equipo de transición está evaluando 150 programas sociales.

Esto para identificar duplicidades, áreas de oportunidad, la posibilidad de eliminar algunos programas ineficientes o inefectivos, compactarlos o expandirlos, todo ello con base en la información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Informó que los resultados de dicha evaluación se presentarán junto con el paquete económico de 2019, a fines del año, lo cual será un ejemplo que la generación y difusión de información por parte de instituciones del Estado puede contribuir a la mejoría en la toma de decisiones.

El documento de la evaluación de los 150 programas sociales explicará las razones de las decisiones y los elementos que se tomarán en consideración, con base en fuentes que hace el Coneval.