Dirigido a estudiantes de primaria y secundaria, la Editorial Norma presentó “Leemos a la par”, un proyecto con el que se busca construir una sociedad más equitativa y justa.

Lorenza Estandía, gerente editorial de literatura infantil y juvenil de la casa editora, comentó que la iniciativa comprende 27 títulos de igual número de autores, tres por cada grado de primaria y secundaria.

Los textos se acompañan por materiales que alientan la reflexión, la producción y el diálogo sobre tres aspectos que ayudan a niños y jóvenes a reconocerse a sí mismos y a los demás como seres únicos, valiosos y solidarios.

“Se hizo la selección de una serie de lecturas de nuestro fondo editorial. Son tres libros para cada grado de primaria y secundaria con el tema de la equidad de género o bien donde los protagonistas fueran mujeres o abordaran temas donde pudieran extraerse subtemas vinculados con la equidad de género.

“Los libros los vinculamos con los ejes temáticos 'Somos únicos', que tienen que ver con la identidad y autoconcepto, 'Somos valiosos', con los conflictos que se viven hoy de segregación y rechazo, y 'Somos solidarios', con la solución de esos conflictos, siendo tolerantes e inclusivos y respetuosos de las ideas”, detalló Estandía a Notimex.

Refirió que cada libro cuenta con apoyo de especialistas en literatura infantil y juvenil y que, a través de fichas, se dan indicaciones metodológicas al maestro  para trabajar en el aula.

A los alumnos, por su parte, se les presenta una serie de ejercicios que los llevan, por un lado, a inferir la temática del texto a partir de su experiencia y, por el otro, a construir un concepto de lo que es la equidad y dificultades de México.

De acuerdo con la promotora cultural, en el proyecto, que es acorde a la estructura trimestral del Nuevo Modelo Educativo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), participan 25 escuelas privadas de 14 entidades del país, con tres mil 200 estudiantes.

“El colegio que adopta el proyecto pide a los padres de familia que adquieran los tres libros correspondientes a cada grado. Los alumnos leen el libro en la escuela con la mediación del maestro y ellos les prescriben las fichas y les piden que hagan las actividades indicadas”, explicó la representante de la editorial sobre la forma de operar del proyecto.

“Gran parte de esto corre de reflexión en el aula, donde se busca que piensen cuál es su propio concepto sobre cada uno de los temas, después cómo lo han vivido, hacerles llegar el concepto más tolerante, integral y familiarizado para que después ellos reconstruyan el concepto y lo pongan en práctica.

“Queremos, además, que aprecien la lectura de obras literarias en el aula y cómo es que muchas de ellas ayuden a tener una reflexión para armar un punto de vista personal y crítico y ser mejores ciudadanos. Queremos formar lectores, pero también formar mejores ciudadanos”, externó Lorenza Estandía.