Asume canciller de Ecuador presidencia de Asamblea General de ONU

La canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa Garcés asumió este lunes la presidencia anual de la Asamblea General de la ONU, con lo que se convirtió en la cuarta mujer en la historia, y en la...

La canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa Garcés asumió este lunes la presidencia anual de la Asamblea General de la ONU, con lo que se convirtió en la cuarta mujer en la historia, y en la única latinoamericana, en acceder a esta posición.

Epinosa Garcés, de 54 años de edad, presidirá el plenario de la sesión 73 de la Asamblea General que inicia la próxima semana con la participación de más de 120 jefes de Estado y de gobierno, así como los trabajos de este órgano hasta septiembre de 2019.

En un encuentro con la prensa tras asumir la presidencia, Espinosa Garcés reconoció que “este es un año muy especial para las mujeres de América Latina y el Caribe”.

Espinosa destacó su propia elección, así como la de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, la ex mandataria chilena Michelle Bachelet; y la de la diplomática de San Vicente y las Granadinas, Rhonda King, como presidenta del Consejo Económico y Social de la ONU (Ecosoc).

Resaltó además que durante su presidencia impulsará siete prioridades: igualdad de género; migración; trabajo decente; acción climática; derechos de personas con capacidad; papel de la juventud en la paz y seguridad; y revitalización de la ONU.

“La única manera de resolver los problemas globales es mediante un enfoque colectivo y de cooperación”, sostuvo Espinosa.

Subrayó además el valor del multilateralismo como herramientas esencial de la comunidad internacional para promover el desarrollo, el respeto a los derechos humanos, y la paz y la seguridad en el mundo.

Respecto de su mensaje para los más de 120 líderes mundiales que se darán cita en Nueva York la próxima semana, la canciller ecuatoriana aseveró que insistirá en que la obligación común es fortalecer el sistema multilateral como manera de resolver los retos globales.

“Tenemos un mandato de nuestros pueblos para representarlos en esta casa a la altura de sus necesidades. El gran mensaje es que (la Asamblea General) sigue siendo la casa más importante del sistema multilateral”, enfatizó Espinosa.