Banca de desarrollo requiere un giro para apoyar a sectores desatendidos

El sector de entidades financieras especializadas pidió darle una "sacudida" y un giro completo a la banca de desarrollo, para que atienda a los sectores no considerados y menos favorecidos del país...

El sector de entidades financieras especializadas pidió darle una "sacudida" y un giro completo a la banca de desarrollo, para que atienda a los sectores no considerados y menos favorecidos del país, y con ello lograr resultados diferentes.

El presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), Enrique Bojórquez, dijo que el financiamiento “es clave” para impulsar esas zonas y sectores (como el campo, la vivienda y microempresas, zonas rurales en el Sur-sureste), pues de lo contrario el rezago se mantendrá.

En conferencia de prensa, declaró que la banca de desarrollo jugará un papel fundamental en los objetivos del nuevo gobierno, pero si mantiene la misma visión y estrategia que tuvo hasta ahora, el resultado será mínimo, por lo que pidió al próximo gobierno voltear a ver a las entidades financieras especializadas para lograr sus objetivos.

“La banca de desarrollo requiere una sacudida, un giro completo, de 180 grados si quiere tener otro tipo de resultados”, dijo el directivo, quien rechazó que el país esté en bancarrota como lo mencionó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Bojórquez señaló que la banca de desarrollo tiene un enfoque principal en los bancos comerciales a los cuales les da mejores condiciones de fondeo, aun cuando su enfoque está en medianas y grandes empresas y tienen menor riesgo que las afiliadas a AMFE, que atienden a población a donde la banca en ocasiones no llega.

“Se debe apoyar el financiamiento no bancario; no es posible que la banca de desarrollo dé mejores condiciones a la banca que no lo necesita y no quiere llegar a estos segmentos”, por lo que hay que voltear a ver a las sociedades financieras especializadas, agregó.

Las garantías que otorgan a los bancos, en el caso de FIRA (la entidad de fomento enfocado al campo), es de 80 por ciento; mientras que a las entidades financieras especializadas solo dan 50 por ciento, además, ejemplificó que las tasas de interés de la banca de desarrollo a los bancos comerciales es de una Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) más 1.0 por ciento; en tanto,  las asociaciones de la AMFE es de TIIE más 2.6 por ciento.

Respecto a la propuesta de fusionar a bancos de desarrollo como Nacional Financiera y Bancomext, el presidente de la AMFE comentó que si es para hacerlas más eficientes es positivo, pero estas operaciones siempre traen complejidades.

“Es una labor titánica, difícil”, dijo el directivo al referirse a los meses de transición y si a eso se suma el periodo de fusión habría un proceso largo de cambios y ajustes que podrían afectar la actividad de colocación, por lo que tendrían que ser un proceso que ya se esté trabajando para aminorar el impacto.

Asimismo, Enrique Bojórquez insistió en que el país no está en bancarrota, y el comentario del próximo presidente podría ser una crítica constructiva respecto de las condiciones económicas y mejoras que se pueden lograr.

“No pensamos para nada que el país esté en bancarrota. No estamos en una economía boyante, no somos un país desarrollado, somos un país en vías de desarrollo, entonces, se nos hace demasiado extremo pensar que estamos en nivel de bancarrota”, pues los indicadores dicen lo contrario, aseguró.