A unos días de cumplirse un año del sismo del 19 de septiembre, que evidenció las ineficiencias en los seguros relacionados con créditos hipotecarios, tanto aseguradoras como bancos comerciales, presentarán una guía para un buen aseguramiento de esas viviendas.

El martes próximo se presentarán “Las políticas para fortalecer el aseguramiento hipotecario”, un compromiso que surgió tras detectar que muchos seguros sólo cubrían la deuda hipotecaria o parte de ésta y no el inmueble, lo que generó que hubiera personas que se quedaron sin vivienda pero con adeudos con el banco.

El presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Manuel Escobedo Cónover, dijo que los lineamientos que se establecen en este documento resolverán todos estos temas, por lo que las casas con crédito hipotecario ya estarán bien aseguradas.

“Con los nuevos lineamientos, estos temas se tienen que recoger y se tienen que resolver; el sector financiero es un sector que quiere hacer un buen trabajo, ni los bancos, ni las aseguradoras quieren enriquecerse ilegítimamente y si hay alguna que lo hiciera, debe dejar de operar en este país”, señaló a Notimex.

Rechazó que esta nueva forma de aseguramiento, en la cual se debe considerar tanto la deuda del crédito hipotecario como los daños al inmueble, deba generar un incremento sustancial en los precios de los seguros ligados a este producto financiero.

El representante de las aseguradoras de México hizo un llamado a las personas que tienen un crédito hipotecario a revisar el tipo de aseguramiento que tienen y los ajustes necesarios, con el propósito de que su cobertura cubra su inmueble y la deuda contraída, durante toda la vida del crédito.

“Invitaría a todos los deudores de los bancos a que revisen cómo están las coberturas y que se acerquen a sus bancos y aseguradoras y decirles que quieren una cobertura de mi bien y no solo del saldo insoluto”, agregó Escobedo Cónover.

Tras el sismo de magnitud 7.1, destacó, se despertó un interés importante de la población para conocer los seguros de casa habitación, sin embargo, aunque podría haber un aumento en la contratación de estas coberturas, no es tan significativa.

“Hay una responsabilidad conjunta de todos los actores. En la industria podemos aprovechar estas oportunidades para hacer mejores campañas, venta y colocación, los agentes deben ver estas oportunidades para aprovechar el momento sensible, el asegurador debe de hacer un esfuerzo y el sector público reforzar sus iniciativas”, comentó.

A decir del presidente de la AMIS, la propuesta del gobierno de la Ciudad de México de asegurar las viviendas de la capital del país por medio del pago del impuesto predial es “extraordinaria”, pero no queda clara su estructura, “no quedó claro si quedó bien estructurado o no, se quedó como una idea, hay una tarea por hacer para capitalizar ese esfuerzo”.

Por ello, se planteará a la nueva administración que encabezará Claudia Sheinbaum la forma de capitalizar la propuesta, “con un costo muy eficiente o mínimo para el gobierno capitalino con ahorros importantes y un enorme beneficio para los ciudadanos”, y serviría de ejemplo para otras ciudades que tienen alta exposición, dijo.

De acuerdo con cifras del organismo, al 15 de agosto pasado, se finiquitaron 50 mil 654 siniestros de casa habitación ligados a un crédito hipotecario, con un monto estimado de dos mil 489 millones de pesos, lo que implica un 87.37 por ciento de avance en el número de indemnizaciones en este rubro.

Derivado de los dos sismos de septiembre de 2017, se presentaron 62 mil 037 reclamaciones por siniestros de casa habitación, con un costo de tres mil 779 millones de pesos y hasta el momento se finiquitaron 44 mil 256 casos, por lo que sólo resta un 12.6 por ciento que tienen problemas debido a cuestiones legales no imputables a las empresas de seguros.

En general, las aseguradoras del país recibieron reclamaciones por 30 mil 219 millones de pesos, de los cuales ya pagaron 18 mil millones, por lo que queda pendiente alrededor de 12 mil 200 millones.

Se tiene un avance del 81.5 por ciento en número de casos, de ambos terremotos (7 y 19 de septiembre) y en montos ya se pagó alrededor de 60 por ciento; este avance está en línea con el comportamiento relacionado a este tipo de eventos, en que los casos más eficientes son de 18 meses, pero los normales llevan ente 24 y 30 meses.