China y Hong Kong se preparan este domingo para hacer frente al fuerte tifón Mangkhut, que dejó un rastro de devastación a su paso por el norte de las Filipinas.

Según la Dirección de Meteorología de Japón, a las 8:00 horas locales, el Mangkhut se encontraba a unos 180 kilómetros al sudeste de Hong Kong y se dirigía al oeste-noroeste sobre el mar de la China Meridional a 30 kilómetros por hora.

El tifón tiene vientos de hasta 144 kilómetros por hora cerca de su ojo, así como ráfagas de hasta 198 kilómetros por hora, destaca la cadena NHK.

A medida que la fuerza de los vientos aumenta, las autoridades en Hong Kong han elevado este domingo la alerta al máximo nivel en la escala de cinco.

La mayoría de los vuelos para este domingo ya fueron suspendidos. También se ha cancelado el servicio de ferris entre Hong Kong y Macao, así como las ciudades del sur de China.

En tanto,  los servicios de tren de alta velocidad y algunos servicios ferroviarios normales serán suspendidos en las provincias sureñas chinas de Guangdong y Hainan, al acercarse el súper tifón Mangkhut.

De acuerdo con la empresa China Railway Guangzhou Group Co., los servicios de tren de alta velocidad en Guangdong se suspenderán a partir del domingo y los servicios ferroviarios de alta velocidad alrededor de la isla de Hainan también serán suspendidos a partir de las 16:00 hora local del domingo.

La compañía inició un plan de emergencia desde la noche de este sábado y envió casi 10 mil empleados para que realicen patrullajes de las vías las 24 horas para eliminar los peligros causados por el tifón de manera oportuna.

De acuerdo con el Centro Meteorológico Nacional (CMN), se espera que Mangkhut toque tierra en Guangdong entre la tarde y noche del domingo, destaca la agencia Xinhua.