La tesis del presidente del gobierno español Pedro Sánchez supera los controles sobre plagio, aplicados con las herramientas Turnitin, de la Universidad de Oxford, y PlagScan, de referencia en Europa.

La Presidencia del gobierno español informó en un comunicado que el trabajo doctoral presentado en 2012 por el mandatario fue analizado por estos programas, “los más rigurosos en el ámbito académico” que “determinan el contenido original de la tesis, superando ampliamente los estudios de coincidencias”.

Sánchez anunció la víspera que difundirá abiertamente su tesis en Internet a partir de este viernes, debido a la presión mediática y política que ha puesto en duda su elaboración y presunto plagio.

La Presidencia del Gobierno indicó que en el caso del Turnitin obtuvo un 13 de coincidencias y en PlagScan se cifra un 0.96 por ciento, cada uno con su metodología.

“Estos porcentajes se deben a las citas y referencias obligadas en la elaboración de cualquier documento de investigación que cualquier software casi por defecto no puede discriminar a pesar de lo avanzado de su tecnología”, señaló.

Aseguró que “existe un amplio consenso en el ámbito académico en considerar que se trata de porcentajes normales, de acuerdo a la normativa y los protocolos de verificación”.

Sostuvo que es frecuente en estos programas detectar partes de coincidencia, que “sin embargo se encuentran debidamente citados, referenciados, y es importante contrastar la información y todas las referencias dándoles sentido a las mismas”.

Apuntó que tanto en el estudio de Turnitin como en PlagScan “se han excluido, como es natural, los artículos de actualidad de naturaleza periodística con posterioridad a la tesis actual, la bibliografía y las fuentes con similitudes inferiores al uno por ciento”.

Asimismo, “se han depurado también en la medida de lo posible las coincidencias bibliográficas en las notas al pie de página, pudiéndose, con un análisis más pormenorizado, obtener en los dos softwares todavía unos porcentajes menores en coincidencias”.

La polémica surgió el miércoles en la sesión de control al gobierno, cuando el líder de la formación opositora de centroderecha Ciudadanos, Albert Rivera, retó a Sánchez a dar a conocer su tesis y este le respondió que ya estaba colgada en esa base de datos en Internet”.

Sin embargo, en la base de datos estaba solamente el anuncio de la tesis, el nombre del trabajo “Innovaciones en la Diplomacia Económica Española de 2000 a 2012” por la Universidad Camilo José Cela de Madrid, y no se podía consultar el contenido en su totalidad.

A pocas horas del debate parlamentario, el medio digital OKDiario publicó que la tesis había sido elaborada por otra persona que no era Sánchez, y que lo escrito en ella se utilizó para un libro posterior sobre el mismo tema.

El economista Carlos Ocaña, al que se señaló de esto, negó en un comunicado haber elaborado total o parcialmente la tesis de Sánchez, y aseguró que el libro posterior firmado por ambos fue redactado por ambos con base en la tesis de Sánchez y que su aportación es sobre textos que no estaban en el trabajo doctoral.

El diario ABC aseguró el jueves que Sánchez había plagiado varios artículos de informes del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), así como de otros autores que publicaron en anteriores trabajos doctorales.

El mandatario se defendió en su cuenta de Facebook al asegurar que esas informaciones “son rotundamente falsas”, por lo que anunció que emprenderá acciones legales, en defensa de su honor y dignidad, “si no se rectifica lo publicado”.

“En resumen: hice la tesis, cumplí con todos los pasos marcados por la ley, la defendí ante un tribunal, publiqué las aportaciones de la investigación en revistas académicas y en un libro generalista”, aseveró.

Sánchez responsabilizó a los opositores Partido Popular (PP) y Ciudadanos, a los que denominó “el conservadurismo y el neoconservadurismo”, de unirse “en una campaña de desprestigio” hacia su persona.

“No asumen que perdieron la moción de censura. Que ya no gobiernan. Y que se está conformando un espacio alternativo de gobierno progresista”, consideró el mandatario.