El senador priista, Jorge Carlos Ramírez Marín, planteó exhortar a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y al Servicio Nacional de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) a tomar medidas para la preservación de las abejas, reducir los riesgos en la producción apícola y fortalecer su productividad.

Adelantó que el Punto de Acuerdo también exhorta a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Sagarpa, a implementar medidas zoosanitarias para proteger la vida, salud y bienestar de las abejas, dirigidas a abatir el daño que han venido sufriendo por el uso de productos químicos para la fumigación de sembradíos en todo el país.

En ese contexto, el también vicepresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, celebró una reunión con organizaciones civiles, académicos y apicultores de diversas entidades, para reafirmar el compromiso de promover medidas que busquen preservar y proteger a las distintas especies de abejas que existen en el país.

Ante representantes de la Federación Mexicana de Apicultores de los estados de Morelos, Jalisco, Hidalgo, y Yucatán, Ramírez Marín explicó que el Punto de Acuerdo busca llamar la atención de las dependencias federales para que se tomen medidas contundentes en beneficio de la apicultura nacional.

“El grado de problema que enfrentamos es impresionante. Es evidente la crisis y lo poco permeables que los llamados de los apicultores han sido en las autoridades. En México no tenemos medidas para su protección”, detalló.

En este sentido, solicitó a los asistentes que por su conducto, utilicen el conocimiento que poseen en la materia y se elaboren iniciativas, programas, protocolos y proyectos de presupuesto que hagan visible la situación ante el Ejecutivo Federal y las dependencias involucradas.

“Debemos tomar medidas muy rápidas; la miel es insustituible y las abejas imprescindibles. Ustedes son los que saben y yo me comprometo a que esta senaduría sea la de las abejas y los apicultores mexicanos”, subrayó.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 35 por ciento de los polinizadores invertebrados, particularmente las abejas, están en peligro de extinción, lo que puede significar una de las más graves catástrofes naturales, pues se estima que este insecto contribuye en el 70 por ciento de los cultivos para consumo humano del mundo.

Mientras que en nuestro país, la Sagarpa reporta que de 453 cultivos, 237 requieren directamente de la polinización por parte de las abejas.