La discriminación étnico-racial es un tema que debe resolver el Estado Mexicano para marchar hacia la igualdad y la democracia, pues aunque se ha avanzado en esta materia falta mucho por hacer, manifestaron especialistas durante el Seminario Permanente de Desigualdad Socio económica.

Dicho seminario se realiza en el Colegio de México A.C., y en esta ocasión se habló de la Agenda Gubernamental Contra la Discriminación Étnico-Racial en México.

De acuerdo con el moderador, el investigador Patricio Solís, los participantes hablarían sobre ¿Cuál es el diagnóstico general sobre el problema étnico-racial? ¿Las fortalezas y debilidades del Estado Mexicano ante este tema? Y ¿cuál es el paso más urgente en la materia?

Sobre esas preguntas la cuarta visitadora de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Eréndira Cruzvillegas, expresó que el no acceso a la justicia es un primer paso discriminatorio que con el nuevo sistema penal acusatorio no se resolvió, porque todavía no hay traductores para los indígenas.

También está el tema de los asesinatos de mujeres, que en la mayoría de los casos son morenas o de color, lo que significa un tema racial.

Dijo que también hay discriminación en la salud y la educación, que hacen falta políticas públicas encaminadas a terminar con la discriminación racial, por lo que deben construirse nuevas estrategias de gobierno contra el racismo.

En su opinión hay una oportunidad histórica para trasformar ese problema, además, la próxima Fiscalía General debe ampliar las oportunidades de justicia a los indígenas y grupos afromexicanos, para que haya traductores e igualdad en la impartición de justicia.

A su vez, la presidenta de la Comisión Nacional para Prevenir la Desigualdad (Conapred), Alejandra Haas, habló sobre el problema del racismo y de que éste hace imposible que las personas tengan acceso a la justicia.

Otro de los problemas que enfrentan los pobladores indígenas, es el trabajo, y que por el solo hecho de hablar una lengua étnica tienen pocos derechos a la salud y la educación.

La presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), Jaqueline L’Hoist, lamentó que el color de la piel es motivo de discriminación y exclusión social, además que para muchos también sean las características individuales de donde naciste y la edad, entre otros motivos.

Dijo que en la Ciudad de México hay mucha discriminación, todavía no se sabe cuántos indígenas hay en la capital, y en todas las delegaciones políticas existe discriminación hacia ellos, temas que hasta ahora no han resuelto las autoridades.

En este seminario participaron el director general de los Derechos Indígenas, José Alejandro Robledo, y como comentarista, Ricardo Rapahel, además de representantes de las dependencias gubernamentales que al final atendieron una ronda de preguntas e inquietudes sobre el tema étnico-racial.