El secretario de Salud en el estado, Carlos de la Peña Pintos, informó que junto con la Secretaría de Seguridad Pública trabajan en las rutas para brindar seguridad a los trabajadores de la dependencia estatal -médicos y enfermeras- que atienden centros de salud en los municipios donde se han registrado incidentes violentos.

En entrevista, expuso que en los municipios Leonardo Bravo (Chichihualco), Eduardo Neri (Zumpango) y Tlacotepec de la zona centro hay al menos 10 centros de salud que están brindando una atención “parcial” y confió en que la próxima semana se regularice.

Dijo que se ha establecido una estrategia de filtros de seguridad para el personal que transita por las comunidades de estos municipios de la zona centro.

Resaltó que se ha dificultado el transporte público para que el personal se traslade a los centros de salud, sin embargo, buscan alternativas y la dependencia estatal dispondrá de una unidad para apoyarlos y llevarlos a sus áreas de trabajo.

“Hemos estado trabajando coordinadamente con la Secretaría de Seguridad y a partir de la próxima semana, junto con la Secretaría de Educación, nos estamos coordinando, ya tenemos bien establecidas las rutas, los horarios, ahora lo que se dificulta es el transporte, pero ya tenemos el nuestro por parte de la Secretaría de Salud, para poder tener a nuestro personal allá”, dijo.

Aseguró que el servicio médico en los centros de salud no se ha suspendido totalmente porque hay personal que vive en las comunidades y no se ha tenido mayor problema.

Son 10 centros de salud más dos hospitales comunitarios que trabajan en la zona donde confluye la sierra de Chichihualco, Tlacotepec y parte de Chilpancingo.

De la Peña Pintos, rechazó que haya afectación en la atención a embarazadas por el cierre parcial de los centros comunitarios de salud y clínicas hospitales de la zona.

Por otra parte, al hablar sobre casos de dengue, refirió que han ido a la baja, pues de dos mil 265 que había en 2016, en el 2017 se presentaron 365 y este año se tienen 45 personas que se han enfermado por casos de dengue, lo que representa una reducción de 95 por ciento.