Para que se logre la resiliencia de las metrópolis después de cualquier eventualidad, es necesario la unión entre la sociedad civil y los gobiernos, señalaron expertos que participan en el foro Smart City Expo Latam Congress, que del 11 al 13 de septiembre se desarrolla en esta ciudad.

En el panel “Metrópolis sostenibles y resilientes a través de tecnologías incluyentes. Territorios sostenibles y resilientes”, participaron Arnoldo Matus Kramer, director general de la Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México; Carlos Alejandro Sánchez González, director de Protección Civil de la delegación Magdalena Contreras de la Ciudad de México; Edgar Gómez López, subdirector de Administración de la Red de Teléfonos de México (Telmex).

Karol Yañez Soria, investigadora del Consorcio para el Estudio de las Zonas Metropolitanas (Centromet), fungió como moderadora del panel donde mencionó que del año 2000 al 2013 se registraron más de 600 eventos extraños en toda la región, y al año se cuantifican cerca de 50 a 60 eventos extraños.

En México, estos eventos en el año 2000 al 2010 causaron daños en por lo menos 15 millones de personas, lo que económicamente representó 240 millones de dólares anuales en pérdidas.

La catedrática del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnoligía (Conacyt) agregó que el 90 por ciento de los daños que se cuantificaron en México están registrados con el Sistema Hidrometeorológico, es decir, tienen que ver con huracanes e inundaciones; y no solo en las zonas costeras, sino también en las ciudades de los estados centro del país.

Arnoldo Matus Kramer, director general de la Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México

Especialista en temas de resiliencia y adaptación al cambio climático, en su intervención explicó que la resiliencia no es solo la capacidad de manejar el riesgo una vez que se tienen el desastre, sino toda la capacidad de comenzar a prevenir esos desastres, y de mejorar las infraestructuras a nivel social para organizar a la sociedad y al gobierno de una mejor manera.

Además, enunció cuatro pasos primordiales para los trabajos de resiliencia de las ciudades como contar con instrumentos de planeación que sean a corto, mediano y largo plazo y permanencia de los cuerpos técnicos de Protección Civil de las dependencias y que éstos no cambien con las llegadas de nuevos gobierno.

Además la creación de herramientas tecnológicas que permitan la planeación urbana y territorial; y una planeación política adecuada a las cuencas junto con una coordinación interestatal o entre países.

También se pronunció porque se fortalezca contar con datos abiertos para conocer el mapeo de las ciudades, todo con el propósito que los ciudades, gobierno e inversionistas conozcan las condiciones del uso de suelo, los estudios previos a la construcción y la reducción de la informalidad que también influyen en la planeación de las ciudades.

Indicó que a la fecha no hay evidencia que los datos abiertos pongan en riesgo a la ciudadanía como muchos argumentan, incluso, a nivel internacional ciudades que son potencia económica cuentan con datos abiertos de los usos de suelo y no ponen en riesgo la llegada de inversiones.

Por su parte, Carlos Alejandro Sánchez González, director de Protección Civil de la delegación Magdalena Contreras de la Ciudad de México, indicó que la unión es la palabra clave para las acciones de resiliencia.

Agregó que "todas las herramientas que podamos tener no podrán funcionar de manera adecuada si como gobierno no hacemos alianza con los ciudadanos, si no se le informa a la gente”.

En su experiencia se pronunció por adaptar modelos y programas que han dado resultado en otros países que han padecido grandes desastres pero también han sabido ser muestra de ciudades resilientes. Al respecto puso como ejemplo el caso de Taiwan, con el sismo de 1999.

Por su parte, Edgar Gómez López, subdirector de Administración de la Red de Teléfonos de México (Telmex), comentó que las comunicaciones son fundamentales cuando ocurren cualquier tipo de desastre, tanto natural como de cualquier otra índole, porque es importante mantener comunicada a la población y a las autoridades.

Por lo anterior es que la empresa ha fortalecido la creación de la Gerencia de Prevención de Desastres, la cual todos los días durante 24 horas monitorea todas las páginas nacionales e internacionales que les permita conocer los pronósticos del clima, para después realizar una evaluación de posibles riesgos por efectos naturales y tomar acciones proactivas.

Coincidió que esta información y el uso de las tecnologías también contribuyen para que los gobiernos y la sociedad civil esté informada y puedan actuar a tiempo ante una posible emergencia.