Durante el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, la economía acumula una contracción de 50,61, lo que ha dado un dramático impulso a la migración de venezolanos en busca de mejores condiciones económicas, dijo hoy la Asamblea Nacional (Congreso).

El diputado Ángel Alvarado, de la Comisión de Finanzas, difundió los resultados de un estudio independiente que realiza el grupo legislativo y que alerta sobre el empobrecimiento ocasionado por el colapso económico en el país petrolero.

El llamado Índice mensual de actividad económica es elaborado por la Comisión de Finanzas para dar información de la economía, aunque no es totalmente oficial, ya que el Banco Central de Venezuela (BCV) dejó de emitir informes desde hace tres años.

Señaló que la economía registró una contracción de 25 por ciento en el primer semestre de este año, en comparación con el primer semestre de 2017.

"El índice del Producto Interno Bruto (PIB) ha sido omitido por el BCV para ocultar el fracaso del modelo socialista. Tenemos una contracción de 25 por ciento para el primer semestre de 2018, contra el primer semestre de 2017. Esta es una contracción sin precedentes en Venezuela y en América Latina", señaló.

Agregó que a ello se suma una caída de 50,61 por ciento del PIB desde 2014. "Esto habla del colapso económico que vive el país y se refleja en el empobrecimiento dramático", indicó.

Alvarado explicó que la contracción económica ha tenido como principal factor la caída de la producción petrolera, ya que en 2013 era de tres millones de barriles diarios y en la actualidad registra menos de 1,3 millones.

"Es inaceptable que el país con las mayores reservas petroleras produzca menos petróleo", aseveró. "Es este modelo económico y político de controles y de expropiaciones que nos ha convertido en uno de los países más pobres de América Latina. La caída del PIB es una medida directa sobre el menor consumo del pueblo", añadió.

El diputado Alvarado señaló que el deterioro económico explica el éxodo de venezolanos que no encuentran forma de cubrir sus necesidades y deciden buscar oportunidades en otros países, principalmente en los vecinos Brasil y Colombia.

La Organización de Naciones Unidas estima que en los últimos años han salido del país 2,3 millones de venezolanos. Maduro niega que el éxodo sea de esa magnitud y que sea provocado por una crisis humanitaria.