El ex alcalde gay de Texas sigue su romance con un inmigrante mexicano sin papeles

  • J.W. Lown comenzó con 32 años a salir con un joven mexicano que no tenía papeles.
  • Podía terminar en la cárcel por dar cobijo a un inmigrante ilegal.
  • Cuando salió reelegido tomó una decisión drástica: cruzar la frontera y dejarlo todo.
J.W. Lown, el excalde de Texas, en el <span id="fbPhotoSnowliftTagList" class="fbPhotoTagList"><span class="fcg"><span class="fbPhotoTagListTag withTagItem tagItem"><a id="js_4" class="taggee" href="https://www.facebook.com/pages/Chicken-Farm-Art-Centr/164801033532628?ref=stream" data-hovercard="/ajax/hovercard/page.php?id=164801033532628" data-hovercard-instant="1">Chicken Farm Art Centr</a></span>.</span></span>
J.W. Lown, el excalde de Texas, en el Chicken Farm Art Centr.
FACEBOOK

Un secreto carcomía la conciencia de J.W. Lown luego de seis años como alcalde de esta ciudad conservadora de las llanuras occidentales de Texas.

Puse mis cosas en el auto, enfilé hacia la frontera y no volví a mirar atrás A los 32 años comenzó a salir con un joven estudiante universitario y esa relación escaló rápidamente. El problema es que su nuevo amor no solo era un hombre, sino que era un inmigrante sin papeles.

Sus asesores le imploraron que interrumpiese el romance. Si la noticia se filtraba, podía representar el fin de su carrera política. No solo eso: podía terminar en la cárcel por darle refugio a un inmigrante que estaba en el país ilegalmente.

Fue así que pocos días después de ser reelegido para un cuarto término, Lown tomó una decisión drástica.

"Puse mis cosas en el auto, enfilé hacia la frontera y no volví a mirar atrás", cuenta ahora. "Igual que (en la película) Thelma y Louise".

El San Antonio Express-Newsinforma que con esa decisión de hace cuatro años, San Angelo perdió uno de los alcaldes más populares de su historia y Lown --considerado una estrella naciente de la política del occidente de Texas-- vio interrumpido su fulgurante ascenso.

Piden los mismos derechos que los heterosexuales

El alcalde, no obstante, no hizo sino seguir la huella dejada por cientos de estadounidenses gays que todos los años deciden que las leyes de inmigración de Estados Unidos no les dan espacio para que vivan legalmente con sus compañeros nacidos en el exterior.

Los ciudadanos heterosexuales pueden gestionar permisos de residencia para sus parejas con relativa facilidad, pero esa opción no está disponible para las parejas de un mismo sexo. Muchas se van al exterior. Pocas, no obstante, ven cómo sus historias se ventilan en público.

"Honestamente, no podía jurar respetar las leyes de este país y seguir en esta relación", expresó Lown.

En los años que pasaron desde su fuga trató de evitar las cámaras de televisión y la prensa amarilla que fue a San Angelo en busca de detalles de la vida de este alcalde gay y de su amor prohibido en el corazón de un estado conservador como Texas.

Pero ahora que el debate sobre las leyes de inmigración y el matrimonio entre personas de un mismo sexo ha ganado prominencia nacional, el ex alcalde ha dado la cara nuevamente en la esperanza de que su caso influya en la opinión pública.

"Duele pensar en todo esto. Tuve que dejar mi familia, ocho años de esfuerzo para construir una reputación estelar en la comunidad", declaró en una entrevista desde su nuevo hogar, San Miguel de Allende, México, donde se radicó con su compañero. "Espero que el país haya evolucionado lo suficiente como para que podamos hablar de esto".

La concesión de derechos a las parejas de un mismo sexo es uno de los aspectos más polémicos de la reforma a las leyes de inmigración que se está debatiendo.

El presidente Barack Obama quiere que las personas de un mismo sexo que tienen una "relación permanente" disfruten de los mismos privilegios que los heterosexuales en lo que se refiere al derecho a pedir la residencia para un compañero extranjero.

Algunos sectores, incluidos varios republicanos y agrupaciones religiosas, se niegan terminantemente a considerar esa posibilidad.

Hay quienes ven los esfuerzos de Lown por incidir en el debate, incluida una carta que le escribió al principal opositor a la reforma, el representante Lamar Smith, republicano de San Antonio, como un esfuerzo quijotesco.

Pero si hay alguien que puede hacer cambiar de parecer a una persona, bien podría ser Lown. Después de todo, los residentes de San Angelo no solo lo eligieron a él, un hombre gay, como alcalde, sino que lo reeligieron tres veces.

Lown jamás habló públicamente sobre su sexualidad cuando ejercía como alcalde, aunque dice que era "uno de los secretos peor guardados de San Angelo".