La colitis nerviosa es un trastorno funcional digestivo con inflamación y cambios en el funcionamiento intestinal que se manifiestan con dolor abdominal constante con episodios intensos, estreñimiento y diarrea de manera alterna.

Juan Ramón Muñoz Herrera, director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 19 del IMSS en Tijuana dijo que para tratar esta enfermedad se deben hacer cambios en el estilo de vida, primordialmente en la alimentación y un mejor control del estrés.

Las adecuaciones en la dieta, enfatizó, incluyen una mayor porción de fibra, incrementar el consumo de vegetales y cítricos; así como aprender a identificar los alimentos que hacen daño al paciente, tales como grasas e irritantes.

Explicó que para mejorar el proceso digestivo y alejar la posibilidad de enfrentar un doloroso problema de intestino irritable, se debe llevar una dieta balanceada que incluya frutas, verduras y granos, además de beber abundante agua simple.

El médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que el intestino irritable se relaciona con el estado emocional del individuo, como respuesta del organismo al estrés y a una baja ingesta de fibra y agua.

Se trata de un padecimiento muy molesto, anotó, que aunque no lesiona el intestino ni da pie a una complicación orgánica que ponga en riesgo la vida del enfermo, si representa gran incomodidad para el desarrollo de sus actividades cotidianas.

Muñoz Herrera detalló que el tabaquismo y un elevado consumo de alcohol también son factores que favorecen la aparición de colitis, ya que son sustancias irritantes del tracto gástrico-intestinal.

El director de la UMF 19 exhortó a los derechohabientes a que visiten a su médico familiar y hagan uso de los módulos de medicina preventiva.

En las unidades familiares, dijo, el personal de salud les indicará, de acuerdo a su estilo de vida e historial médico, las acciones más adecuadas para modificar sus hábitos con miras hacia una vida más sana.