La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó homologar los reglamentos de tránsito y vialidad de la Zona Metropolitana de Monterrey, toda vez que éstos inhiben la competencia en el autotransporte de carga.

Señaló que en los reglamentos existe un régimen de permisos discrecional en el otorgamiento y temporalidad de los permisos, además de que carecen de criterios objetivos para resolver las solicitudes.

La autoridad apuntó que los permisos son costosos e inflexibles para el transporte de carga, ya que “se aplican diferentes cuotas sin que haya parámetros ni criterios establecidos”, expuso en su reporte mensual.

También se detectó que las unidades vehiculares deben solicitar y pagar, cada 30 días y a cada localidad, un permiso para circular en vías restringidas y limitadas de un municipio a otro, indicó.

Para lograr mayor competencia en este mercado, la Cofece sugirió a los poderes Ejecutivo y Legislativo de Nuevo León realizar reformas normativas y establecer los requisitos técnicos y de seguridad de manera clara y previsible.

Ello, con base en la práctica internacional y en la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal, refirió el organismo, al recordar que diez municipios de Nuevo León aprobaron reformas a sus reglamentos de tránsito y vialidad entre 2016 y 2017.

Explicó que dichos documentos restringen la circulación de vehículos de carga pesada en vías que no forman parte de la red troncal, y establecen un régimen de permisos temporales para que algunos de estos circulen en algunas vías restringidas y limitadas de dichas localidades.

“Lo anterior genera incertidumbre y reduce la entrada y la expansión de competidores, lo que disminuye la oferta, aumenta los precios y afecta la calidad del autotransporte de carga y, en consecuencia, perjudica a los clientes y consumidores finales, especialmente en el transporte de última milla”, acentuó.

Se estima que el autotransporte de carga representó 3.1 por ciento del Producto Interno Bruto en 2017, pues es el medio predominante en México para recolectar las mercancías desde los centros de producción y hasta los mercados finales para su consumo.

De manera particular, el parque vehicular para el autotransporte de carga en Monterrey está conformado por 129 mil unidades, que atienden a 169 mil unidades económicas y 94 parques industriales y/o tecnológicos del estado.