De acuerdo con la tendencia global, las empresas en México cambian de edifico debido a que ceden espacios privados a cambio de más áreas comunes, además de que buscan inmuebles de más calidad y mejores servicios a precios más bajos, destacó CBRE.

La empresa de consultoría y servicios inmobiliarios expuso que el crecimiento no esperado de la compañía, los sistemas obsoletos del edificio, estacionamiento insuficiente, subutilizar un inmueble valioso y una sobreoferta de espacio de calidad en el mercado, son razones para que se decida una mudanza de la compañía.

En un comunicado, expuso que la tendencia global de nuevas formas de trabajo implica reducir áreas privativas a cambio de más áreas comunes con diseño innovador, las cuales generan mayor productividad.

Al reubicarse en un edificio de oficinas moderno y eficiente, las empresas también mejoraron su operación, y el capital liberado por la venta de su propiedad es invertido en su negocio principal, detalló.

Explicó que el usuario corporativo da mucho valor a la calidad de vida en el edificio, por lo que cuando se ve afectada por mal mantenimiento o administración, dejan de ser relevantes otros valores como diseño, tecnología de punta o su ubicación.

“La obsolescencia de un edificio es una de las causas principales que influyen en la decisión de cambio de una empresa. Si una propiedad no cumple con los estándares mínimos de la empresa, y si ésta cuenta con fortaleza financiera, es altamente probable que decida cambiarse a un nuevo inmueble”, dijo.

Por su parte, el “Flight to Quality” es la tendencia de las empresas a reubicarse a edificios de mayor calidad y de menor precio que surgen en ciudades con mercados inmobiliarios donde en un periodo de tiempo prolongado la oferta es considerablemente mayor a la demanda.

Lo anterior, obligará a los edificios recién construidos o en construcción no sólo a ser competitivos económicamente para atraer clientes nuevos, sino también deberán ser de alta calidad, recalcó.