El Teatro Real de Madrid inaugurará el 19 de septiembre la temporada 2018-2019 con la ópera “Faust” de Charles Gounod (1818-1893), con dirección de escena de Álex Ollé (de Fura dels Baus) y musical a cargo de Dan Ettinger.

En rueda de prensa, la dirección del Teatro Real y los responsables del montaje destacaron las características de la ópera basada en la obra de Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), y de la que se ofrecerán 13 funciones hasta el 7 de octubre.

El personaje de Fausto lo interpretarán el tenor polaco Piotr Beczala y el español Ismael Jordi; el papel de Mefistófeles el venezolano Luca Pisaroni, el uruguayo Erwin Schrott y el polaco Adam Palka.

El rol de Margarita lo interpretarán la soprano letona Marina Rebeka y la rusa Irina Lungu; el de Valentín a cargo del francés Stéphane Degout y el estadunidense John Chest, y las italianas Serena Malfi y Annalisa Stroppa como Siébel.

En la rueda de prensa, la asistente de dirección de escena, Valentina Carrasco (también de Fura dels Baus) indicó que el montaje mantiene mucho reflejo de la obra de Goethe, en que un Fausto con miedos necesita un álter ego que le haga vivir y encuentra a Mefistófeles.

Recalcó que se muestra la idea de Goethe en su obra “de crear al hombre y cómo llevar la vida”, escenificarlo “como una máquina que se dota de inteligencia humana, rodeado de personajes que son arquetipos: estudiantes convertidos en hoolingans, militares, mujeres operadas como Barbies, matronas y otros”.

Ettinger destacó la complejidad del personaje de Mefistófeles, al ser casi al mismo tiempo alegre, trágico, lírico y desdoblarse de muchas maneras.

Por su parte, Beczala comentó que la parte vocal de Fausto parece escrita para dos tenores, principalmente por tener una expresión de frustración que no siempre es con tonos más altos, no con pensar que solo se tiene que cantar bonito como se consigue.