La nueva búsqueda del submarino argentino Ara San Juan representa una esperanza más para los familiares de los 44 tripulantes de recuperar sus restos, luego de que se diera por desaparecido el 15 de noviembre del 2017.

El pasado viernes el buque noruego Seabed Constructor, el barco civil con mayor tecnología del mundo para hallazgos en el fondo de los océanos, salió desde el puerto de Comodoro Rivadavia rumbo al último punto donde se tuvo comunicación con el submarino.

El domingo el barco llegó a la zona establecida, pero hasta este martes se tuvo la primera información sobre su misión: los minisubmarinos a control remoto encontraron un barco hundido y otro objeto que por estas horas analizan para saber de qué se trata.

Según la Armada Argentina, con datos enviados por las autoridades del navío noruego, “el Vehículo Submarino Autónomo N° 2 (AUV N°2) detectó dos contactos; uno corresponde a un pesquero que no estaba registrado y el otro es un contacto desconocido, pero la empresa cosidera que por las dimensiones no sería el ARA “San Juan”, pero lo verificarán y este miércoles ampliarán la información”.

Ocean Infinity, la empresa que ganó la licitación para buscar al ARA San Juan, zarpó de Comodoro Rivadavia el viernes 7 de septiembre, llevando a bordo a tres efectivos de la Armada y cuatro familiares de la tripulación del submarino que actúan como veedores de las tareas de búsqueda, destacó el diario EL Clarín.

Los mini-submarinosautónomos UV escanean el fondo marino. Pueden operar hasta los seis mil metros de profundidad.

El barco lleva a bordo a tres efectivos de la Armada y cuatro familiares de la tripulación del submarino (tres civiles y un suboficial de la Armada) que actúan como veedores de las tareas de búsqueda.

Además zarpó junto a ellos desde la base naval de Puerto Belgrano la corbeta Espora, que asiste al Seabed Constructor en las operaciones.

Una vez lanzados al mar, los AUV rastrean el área asignada durante unas 48 horas y al retornar al buque, se analizará la información recogida, es por eso que los primeros resultados concretos de la búsqueda se empiezan a conocer.

El accidente disparó un colosal operativo internacional de búsqueda y rescate en el que participaron cerca de cuatro mil personas y unos 30 aviones y barcos de Argentina, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Chile, entre otros países.

La operación multinacional hizo una "exploración visual" en un área de 557 mil millas náuticas. Además, 1.49 millones de millas náuticas cuadradas fueron cubiertas bajo "exploración radar", destacó la británica BBC.

Pero esta búsqueda finalizó "sin obtener contacto con el submarino San Juan ni sus balsas salvavidas".