La Casa del Actor Mario Moreno “Cantinflas" ofreció por adelantado el festejo de la noche mexicana del 208 Aniversario del Grito de Independencia a sus 45 huéspedes, con una estampa musical y una cena típica de pozole, tostadas de guisos, aguas frescas y café de olla con canela.

En punto de las 20:30 horas, los inquilinos tomaron asiento en las butacas del Teatro “Mario Moreno” para escuchar las palabras de la presidenta vitalicia Maty Huitrón, quien presentó a la Mesa Directiva del Patronato Mariano Moreno “Cantinflas", integrada por Eduardo Laparade, Hugo Macías, Mariana de la Cruz y Abel Casillas, así como Arturo Lorca administrador de la casa hogar.

En entrevista Maty Huitron, quien padece de enfisema pulmonar, respondió que se arrepiente de haber fumado desde muy pequeña.

“Mi primer cigarro me lo ofreció Joaquín Pardavé en 1951, tengo 82 años y hace cuatro que dejé de fumar, por eso le digo a los jóvenes que si quieren vivir tranquilos en su vejez dejen el cigarro, porque no es nada fácil andar conectada al oxígeno”, admitió.

Cuestionada sobre las condiciones de la Casa del Actor y la relación con la Asociación Nacional de Actores (ANDA), lamentó que de nueva cuenta surjan los problemas con el gremio actoral.

“Alegan que el dinero que por ley debe dar la ANDA a la Casa del Actor es dinero del sindicato y eso no es así, es dinero de jubilación, y los actores que habitan en la casa del actor son auxiliados con ese respaldo de jubilación dictado por la ley”, sostuvo.

Señaló que la Casa Hogar existe gracias a Emilio Azcárraga Vidaurreta, Manuel Ávila Camacho y Mario Moreno Cantinflas, quienes dieron el dinero y los recursos para obtenerla.

“Para eso la ANDA no dio ni un peso de nada y el mismo Cantinflas me dijo que yo sería la presidenta vitalicia de la posada y tengo documentos de ello, pero los licenciados de la ANDA dicen que no”.

Maty Huitrón mostró pruebas de que la Casa del Actor pasó de un valor de 17 millones a 90 gracias a las mejoras que ha realizado al interior, de pasar a 45 habitaciones a 70 dotadas con todo lo necesario para dar una vida digna a los inquilinos.

“Hemos podido salir adelante gracias a la herencia que Caridad Bravo Adams dejó a la Casa del Actor, porque de la ANDA no hemos recibido un peso para ello, incluso el dinero que nos deben dar por ley es del rubro de jubilación, que le pertenece a los inquilinos”, finalizó.