Una protesta de jóvenes universitarios en contra del presidente guatemalteco Jimmy Morales, por su decisión de terminar el trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) de Naciones Unidas, obligó a los diputados a suspender sus trabajos legislativos.

Estudiantes de la estatal Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), la mayor del país, tomaron los accesos del congreso unicameral y obstaculizaron el paso de legisladores, personal administrativo y funcionarios.

El presidente del Congreso, el diputado derechista Álvaro Arzú Escobar, hijo del expresidente y alcalde capitalino Álvaro Arzú Irigoyen, recién fallecido, lamentó que un “pequeño grupo de estudiantes violentos”, que buscan “desestabilizar al país”, hubieran alterado las labores y agredido a los legisladores.

Los diputados, muchos de ellos señalados en casos de corrupción y que en su mayoría apoya al gobierno del presidente Morales, enfrentan el rechazo de sectores de la oposición, organizaciones universitarias, campesinas y populares.

Contingentes de la Policía Nacional Civil acudieron a resguardar el Congreso y proteger a los diputados a su salida del inmueble.

Morales anunció que su gobierno no renovará el mandato de la CICIG y prohibió el ingreso al país del titular de la dependencia de Naciones Unidas, el colombiano Iván Velásquez, quien se encuentra de visita de trabajo en Estados Unidos.

En una reunión de trabajo en el Palacio Nacional de la Cultura, exsede del gobierno y mientras había el mitín ante el Congreso, Morales comentó que cada estudiante de la USAC cuesta caro al Estado en términos presupuestales.

Organizaciones indígenas y populares anunciaron para mañana miércoles una masiva manifestación en la capital, para exigir la renuncia del presidente Morales, la continuidad de la CICIG y apoyar al colombiano Velásquez.

Los contingentes que llegarán desde diversas regiones del país se manifestarán ante las sedes del Congreso, la Casa Presidencial y la Corte de Constitucionalidad, entre otros puntos en el centro histórico de la Ciudad de Guatemala.

En tanto, el “Colectivo de Artistas”, en una declaración titulada “el oscurantismo acecha” a Guatemala, expresó su rechazo a las acciones del gobierno “que persiguen obstaculizar la lucha contra la corrupción y la impunidad”.

Denunció un “evidente conflicto de intereses”, debido a que “el presidente Morales y familiares suyos están siendo investigados por el Ministerio Público y la CICIG” por casos de corrupción.