Moody's de México bajó las calificaciones de emisor del estado de Baja California a B1/Baa2.mx de Ba3/A3.mx, y la perspectiva de las calificaciones permanece “negativa”, como un reflejo de sus recurrentes déficits.

La agencia evaluadora internacional explicó que la baja de las calificaciones de emisor de Baja California refleja los déficits consolidados recurrentes y las necesidades significativas de financiamiento, que continúan presionando los indicadores de liquidez del estado.

Señaló que la perspectiva negativa refleja su expectativa de que la entidad continuará enfrentando dificultades para corregir su déficit estructural, que genera déficits financieros de alrededor de cinco y seis por ciento de los ingresos totales en 2018 y 2019.

Añadió que esto probablemente provocará una mayor dependencia en la deuda de corto plazo y el continuo debilitamiento de los niveles de liquidez, y dada la perspectiva negativa, no es factible un alza de la calificación.

Sin embargo, las calificaciones del estado pudieran estabilizarse si Baja California registra una mejora en sus resultados financieros, a manera que se logre la estabilización de su deuda y una mejora considerable en sus indicadores de liquidez, apuntó.

Por el contrario, si la entidad continúa registrando déficits consolidados, junto con un incremento en la deuda de corto plazo y/o un mayor deterioro de la liquidez, las calificaciones pudieran experimentar presión a la baja, previó en un reporte.