El pleno del Senado de la República solicitó al Instituto Nacional Electoral (INE) sancionar de manera severa al Partido Verde Ecologista de México (PVEM), sin descartar la posible pérdida de registro por la violencia política contra mujeres en Chiapas.

Desde temprano, el tema de la renuncia de diputadas y regidoras electas en Chiapas, para ser sustituidas por hombres, generó numerosas reacciones en el Senado.

Primero, el nuevo coordinador del Partido Verde en la Cámara Alta, Raúl Bolaños Cacho, señaló en conferencia de prensa que su partido presentaría una iniciativa para impedir, desde la ley, que se presenten casos de esa naturaleza.

Sin embargo, más tarde, varias senadoras de diferentes partidos ofrecieron una conferencia en la que se manifestaron contra hechos de ese tipo en Chiapas, señalando que se trata de un tema inadmisible.

Incluso, mientras transcurría la sesión en el Senado, Osvaldo Chacón, presidente del Organismo Público Local Electoral (OPLE) en Chiapas, acudió al Senado y sostuvo que no existe posibilidad de que las candidatas renuncien para ser sustituidas por hombres.

En conferencia de prensa con senadoras de todos los partidos, el presidente del OPLE precisó que ninguna mujer perderá su cargo por violencia política y en todo caso se castigará a quienes han pretendido ejercer presión sobre ellas.

Pero después, un grupo de senadoras encabezadas por las panistas Kenia López y Xóchitl Gálvez, quienes presentaron un punto de acuerdo al respecto, ofrecieron otra conferencia de prensa en la que rechazaron la violencia política de género.

En esa oportunidad, las acompañó la también senadora panista Josefina Vázquez Mota, quien recordó que como candidata presidencial, la pregunta que le hacían recurrentemente era si México estaba preparado para tener una presidenta.

Como fondo de esa pregunta, enfatizó, lo que subyace es la violencia de género, basada en un problema cultural que impide ver que las mujeres son capaces, están preparadas y tienen tantas posibilidades como los hombres.

Ya durante la presentación del punto de acuerdo, que obligó a un amplio ejercicio de consenso entre los diferentes partidos políticos, Kenia López destacó que el caso de Chiapas recuerda la ocurrido en 2009, cuando se acuñó el término de “Juanitas”.

Recordó que esa denominación se refiere a una simulación de los partidos, donde mujeres que fueron postuladas como titulares para cargos de elección popular, tan sólo para después obligarlas a renunciar, a fin de que asumieran el cargo sus suplentes hombres.

Esos hechos provocaron incluso reformas electorales para evitar que en el ámbito federal ocurran esos casos, si bien en Chiapas es precisamente lo que está ocurriendo ahora con diputadas y regidoras electas.

Tras plantear estos hechos y recibir el respaldo de diferentes grupos parlamentarios, incluyendo el de Morena, López Rabadán planteó que el Senado solicite al INE y al órgano electoral local en Chiapas, iniciar procedimiento contra el PVEM.

Esto, en razón de las violaciones sistemáticas y graves a los derechos político electorales de las mujeres, por lo cual se solicitó que se apliquen procedimientos sancionadores a ese y a otros partidos que incurran en las mismas prácticas, castigos que podrían incluir la pérdida del registro como partido político nacional y local en Chiapas para el PVEM. El punto fue aprobado por todas las fuerzas políticas.