Arrestan en Nueva York a polémico líder de firma farmacéutica

Autoridades federales arrestaron hoy a Martin Shkreli, el polémico director ejecutivo de la empresas farmacéutica Turing, criticado por políticos y una buena porción de la opinión pública por sus...

Autoridades federales arrestaron hoy a Martin Shkreli, el polémico director ejecutivo de la empresas farmacéutica Turing, criticado por políticos y una buena porción de la opinión pública por sus codiciosas prácticas corporativas.

La corte del distrito este de Nueva York informó que presentó siete cargos contra Shkreli por defraudar a inversionistas y apropiarse de manera ilegal de más de 11 millones de dólares en activos de la farmacéutica Retrophin cuando era su director ejecutivo.

De acuerdo con la corte, Shkreli cometió entre 2009 y 2014 varias modalidades de fraude mediante tres esquemas interrelacionados para defraudar a inversionistas cuando administraba los fondos de inversión MSMB Capital y MSMB Healthcare, y para apropiarse de fondos de Retrophin.

Las acusaciones no están relacionadas con la decisión que en principio hiciera famoso a Shkreli y que le atrajera la ira popular: elevar de un día para otro el precio de un medicina contra la toxoplasmosis, que sirve además para combatir cáncer y VIH, de 13 dólares a 750 dólares por píldora.

Según una nota de septiembre pasado, la agencia de información BBC explicó que Shkreli era quizá el "hombre más odiado de Estados Unidos", en tanto que su decisión de elevar el precio de medicamento de manera tan abrupta estuvo el centro de audiencias del Senado sobre el sector farmacéutico.

Asimismo, Shkreli adoptó una actitud desafiante tanto contra medios de información que criticaban su decisión como contra políticos que cuestionaban la prerrogativa de empresas de elevar los precios de sus medicamentos sin ningún control, como la aspirante presidencial Hillary Clinton.

En una entrevista ofrecida el mes pasado, Shkreli dijo sólo arrepentirse de no haber incrementado aún más los precios de los medicamentos de su empresa.

En un giro inusual, que elevó aún más la inquina pública en contra de Shkreli, a principios de este mes fue revelado que el directivo compró en octubre pasado la única copia del último disco del ensamble de culto de hip-hop Wu-Tang Clan, por dos millones de dólares.

Respecto de la acusación revelada este jueves, medios de información expresaron que ésta es similar a la demanda interpuesta contra Shkreli por su antiguo empleador, Retrophin, que lo llama en documentos de la corte "el paradigma del empleado desleal".

La acusación de este día también incluye a un consejero y un abogado del directivo farmacéutico, Evan Greebel, que supuestamente ayudó a ocultar los esquemas de defraudación y extenderlos, de acuerdo con la demanda.

Robert Capers, procurador federal del distrito este de Nueva York, indicó que Shkreli estuvo "involucrado en múltiples esquemas para capturar a inversionistas mediante una red de mentiras y engaños" y que Greebel lo ayudó a encubrir sus fraudes.