Maestros contra la reforma
Miles de maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) realizaron una marcha hacia la Casa Guerrero en Chilpancingo para protestar contra la reforma educativa. ALEJANDRINO GONZALEZ / NOTIMEX

La Secretaría de Educación Pública (SEP) ha solicitado a dos tribunales que desechen los amparos promovidos por miles de maestros para impugnar la reforma constitucional en materia educativa.

Ya se han recibido las primeras 32 quejas Estos amparos ya fueron admitidos a trámite por tres jueces federales de Puebla a principios del mes de abril.

Los registros oficiales indican que el Segundo Tribunal Colegiado del Centro Auxiliar de la Segunda Región ha recibido ya las primeras 32 quejas de la SEP.

Además, fuentes oficiales han confirmado que varios recursos similares también serán turnados al Primer Tribunal Colegiado.

El Gobierno busca demostrar con estas quejas que los jueces se equivocaron al admitir a trámite demandas que son notoriamente improcedentes, ya que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido que el amparo no es la vía para impugnar reformas a la Constitución.

De hecho, la nueva Ley de Amparo, vigente a partir del 3 de abril, ya prohíbe de manera expresa demandas de este tipo contra cambios a la Carta Magna

Más de mil demandas contra la reforma educativa

Por otro lado, la SEP también comenzó a promover recursos de amparo contra las suspensiones provisionales que otorgaron los mismos jueces.

Se hizo con el objetivo de que los derechos laborales de los docentes inconformes no se vieran afectados en el caso de que finalmente no salgan adelante las evaluaciones previstas en la reforma.

Dichas quejas tendrían que resolverse en un periodo de 48 horas. Sin embargo, es posible que los tribunales soliciten a la Suprema Corte de Justicia el ejercicio de su facultad de atracción.

Hasta el momento, se han recibido 1200 demandas colectivas e individuales contra la reforma educativa, según fuentes del Consejo de la Judicatura Federal. Se estima que alrededor de la mitad serán desechadas por haber sido presentadas después del 3 de abril.