Alza de tasa de interés presionaría calificación de plazas emergentes

El alza en la tasa de interés de la Reserva Federal (Fed) estadunidense, anunciada hoy, presionaría junto con otros factores a las calificaciones de deuda soberana de mercados emergentes, advirtió...

El alza en la tasa de interés de la Reserva Federal (Fed) estadunidense, anunciada hoy, presionaría junto con otros factores a las calificaciones de deuda soberana de mercados emergentes, advirtió hoy en un comunicado la calificadora Fitch.

Fitch explicó que las políticas monetarias divergentes de la Fed y los bancos centrales de Europa y Japón, que apuntan a reducir sus tasas de interés, se sumarían a factores que presionan a la baja la calificación de las deudas soberanas de los mercados emergentes.

Entre los factores que influirían destacan la desaceleración de la economía china, los riesgos geopolíticos y la debilidad en los precios de la materias primas, así como el potencial de volatilidad en los mercados globales de bonos, divisas y flujos de capital.

"Estos factores, junto con los retos estructurales de crecimiento, pueden mantener las calificaciones soberanas de los mercados emergentes bajo presión en 2016", indicó la calificadora.

Precisó, sin embargo, que "ninguna calificación soberana" sería afectada tan sólo por el alza anunciada este miércoles por la Fed, pero que sí se podría generar un impacto si los flujos de capital internacional se dirigen a activos en Estados Unidos.

La posición de Fitch se encuentra en sintonía con la expresada el pasado lunes por la calificadora Moody's.

Según Moody's, aunque el alza anunciada por la Fed quitaría "un elemento de incertidumbre a las calificaciones de deuda soberana de los mercados emergentes", algunas permanecerían en riesgo por flujos adversos de capital.

Precisó que los mercados que probablemente serían más afectados son Brasil, Rusia, Turquía y, en menor medida, Sudáfrica, debido a que su panorama interno ha contribuido a la inestabilidad en los mercados cambiario y financiero.

Esta es la primera vez en nueve años que la Fed eleva sus tasas de interés, que durante siete años permanecieron en el rango de cero a 0.25 por ciento, y ahora quedó se ubicó en una tasa de 0.25 a 0.50 por ciento.