Una película depende de la actitud no del presupuesto: Lisandro Alonso

El director y productor de cine argentino, Lisandro Alonso, cuyo trabajo ha sido reconocido en Cannes, aseguró que, en su experiencia, lanzarse a filmar una película no debe depender de si se tiene...

El director y productor de cine argentino, Lisandro Alonso, cuyo trabajo ha sido reconocido en Cannes, aseguró que, en su experiencia, lanzarse a filmar una película no debe depender de si se tiene el presupuesto o no, pues el cine es una manera de expresar lo que se quiere.

En conferencia de prensa, luego de la proyección de su más reciente película, "Jauja", la cual tuvo un presupuesto aproximado de 500 mil dólares, expresó que para su primera película de ficción "Libertad" sólo consiguió 30 mil dólares, un monto bajo pero suficiente para mostrar a un hombre solitario inmerso en la Pampa Sudamericana.

"Lo importante es tratar de encontrar la forma de financiar sin tantas coproducciones, porque el proyecto se vuelve más engorroso y la tarea más complicada", expuso Alonso, previo la master class que dio esta tarde en Le Cinema IFAL.

En el marco del proyecto "Ficciones universales, universos particulares", que tiene como objetivo analizar cómo realizar y producir cine de bajo presupuesto, señaló que su cine es simple y barato, por lo que trata de medirse y hacerlo con lo que tiene.

"Yo comienzo a filmar aunque no tenga todo el presupuesto, me basta con tener el dinero para el sueldo de mis compañeros y después veo cómo lo puedo terminar", detalló.

El también director de la cinta "Los muertos", señaló que a lo largo de su trayectoria de 20 años ha tenido la suerte de que cada película le dé dinero para producir la otra.

"Hago películas que están en mí, en mi forma de pensar y a mi alrededor; nada de 180 páginas, no por ahora, quizá tendría la capacidad de hacerla, pero no me interesa", expuso.

En su trabajo es por lo general se vale de personajes comunes y no de actores profesionales, pues dice que su principal propósito al armar una película es retratar el lugar, y qué mejor manera que hacerlo con las personas que allí habitan.

En ese sentido, reconoció que la atención que hay entre él y los protagonistas es diferente, "porque no les puedo decir quiero hacer una película, les digo que trabajen conmigo, con disposición y confianza".

Reconoció que a diferencia de un actor, quien te dice mándame el guión, lo revisa y checa su agenda para ver si coinciden en tiempos y cuánto va a cobrar por hacerlo, las personas comunes sólo disfrutan de trabajar a lado de personas diferentes a su entorno.

"Poder hacer la película y la experiencia que me queda es lo más satisfactorio, pero no las vuelvo ver, son material descartable", indicó Alonso.

Sostuvo que lo más disfrutable de hacer cine es buscar lugares con el pretexto de encontrar locaciones. "Le agradezco al cine la oportunidad de poderme relacionar con personas que de otra manera no podría hacerlo y, por supuesto, conocer sitios", puntualizó.

Agregó que también gracias al cine hoy puede estar aquí en México y dar una charla en la que quizá hablaremos un poco más o un poco menos de la película "Jauja", que formó parte de "Una cierta mirada" en Cannes, pero sí entablaremos un diálogo sobre sus deseos de hacer una película.