Movimiento obrero se pronuncia por replantear estrategia de lucha

El movimiento obrero y sus organizaciones están a tiempo de replantear una nueva estrategia de lucha, con el fin de mejorar sus condiciones de vida y laborales, además de defender sus derechos...

El movimiento obrero y sus organizaciones están a tiempo de replantear una nueva estrategia de lucha, con el fin de mejorar sus condiciones de vida y laborales, además de defender sus derechos sociales y económicos, afirmó el secretario general de la CROM, Rodolfo González Guzmán.

Asimismo, mencionó que la clase trabajadora es la más desprotegida de entre los factores de la producción, ya que sólo cuenta con su fuerza de trabajo y mientras el empresario tiene su inversión que quizá –en un conflicto- pueda resistir más tiempo, el asalariado vive de su ingreso diario.

El dirigente de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) también expuso que actualmente hay menos representantes obreros en las Cámaras de Diputados y Senadores, hay leyes menos favorables para la clase trabajadora y las instituciones de seguridad social se van debilitando, situación que las pone en riesgo.

Comentó que los jóvenes siempre han sido importantes para la CROM, porque tienen la cualidad de ser revolucionarios por naturaleza, inquietos, dinámicos y capaces y solamente se deben formar bien para que jamás se despeguen del sentido social de la clase trabajadora.

En entrevista, dijo que muchos de los líderes del sector obrero, incluido él, surgieron de las fuentes de trabajo y se hicieron representantes sindicales, sin embargo, hoy vienen de las universidades y se integran a los departamentos jurídicos de los sindicatos, después los representan y finalmente llegan a ser dirigentes en las diferentes organizaciones obreras.

De ahí la importancia de que jamás olviden que por los trabajadores están al frente de estas responsabilidades, agregó.

Enfatizó que formar nuevos cuadros es una necesidad para todas las organizaciones sindicales, porque necesitan sangre nueva, honesta, con calidad moral, responsabilidad, seriedad y honorabilidad, porque si no es asó, no se es buen dirigente sindical.

Advirtió que existe una perversa corriente que a través del neoliberalismo busca desaparecer a los sindicatos, con la finalidad de que no exista resistencia al momento de realizar cambios sociales, laborales y económicos de un país, porque es la clase trabajadora la única que expresa inconformidad y se manifiesta en las calles.

Insistió que "aún estamos a tiempo para revertir esta situación a partir de que las organizaciones sindicales replanteen una nueva estrategia de lucha, salir en defensa de nuestros derechos y conquistas sociales".