Alerta el Papa contra aprovechados: "¡la puerta santa es gratis!"

El Papa advirtió hoy a los fieles contra "vivos" y "aprovechados" al aclarar que las actividades del Jubileo de la Misericordia son gratis, por lo tanto no se puede pedir dinero por pasar a través de...

El Papa advirtió hoy a los fieles contra "vivos" y "aprovechados" al aclarar que las actividades del Jubileo de la Misericordia son gratis, por lo tanto no se puede pedir dinero por pasar a través de la "puerta santa".

Durante su reflexión semanal con motivo de la audiencia general de los miércoles, que presidió ante unas 15 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, habló sobre el año santo extraordinario que él mismo inauguró el 8 de diciembre pasado.

Refiriéndose a uno de los emblemas del Jubileo, la llamada "puerta santa" (que muchos templos alrededor del mundo han abierto y que pasando a través de ella se pueden obtener especiales gracias espirituales), puso en guardia contra las estafas.

"Atravesar la puerta santa es el signo de nuestra confianza en el señor Jesús, que no vino a juzgar, sino para salvar. Pero estén atentos, ¡eh! Que no haya alguno un poco vivo o demasiado aprovechado que les diga que se tiene que pagar: ¡No!", dijo, hablando en italiano.

"La salvación no se paga. La salvación no se compra. La puerta es Jesús y Jesús es gratis. Es la puerta, él mismo, el que habla de aquellos que hacen entrar no como se debe, y simplemente dice que son ladrones y malhechores", agregó.

Insistió en pedir a los feligreses que estén atentos porque la salvación es gratis y el pasar la puerta es el signo de una verdadera conversión del corazón.

Recordó que el Jubileo se celebra en todo el mundo y no sólo en Roma, pero eso - insistió - la "puerta santa" no se abrió sólo en el Vaticano, sino en cada diócesis, para que el año santo pueda convertirse en una experiencia compartida por cada persona.

De acuerdo al líder católico, la misericordia y el perdón no deben quedarse sólo en "lindas palabras", sino realizarse en la vida cotidiana.

Sostuvo que amar y perdonar son signos concretos y visibles de que la fe transformó el propio corazón, un programa de vida que no puede interrumpirse, ni tener excepciones, sino que empuja a ir siempre más allá sin cansarse.

El Jubileo extraordinario de la Misericordia fue inaugurado por el Papa el pasado 8 de diciembre en San Pedro y se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016.