Escultor aboga por amalgama de arte y conservación marina

Los esfuerzos de conservación ambiental emprendidos en Cozumel deben ser punta de lanza para aplicarlos en otras partes del país y qué mejor manera que a través del arte en el fondo del mar...

Los esfuerzos de conservación ambiental emprendidos en Cozumel deben ser punta de lanza para aplicarlos en otras partes del país y qué mejor manera que a través del arte en el fondo del mar, consideró el escultor mexicano Sergio Peraza Ávila.

"Cozumel es sinónimo de conservación, pues entonces hay que ayudarles con arte y que mejor que sumergiendo figuras que los buzos puedan apreciar", comentó.

El artista creó un retrato escultórico de bronce excepcional de la oceanógrafa Sylvia Earle y al respecto, en entrevista con Notimex, explicó que se trata de un homenaje a la mujer, por su destacada labor por la conservación y que refleja la admiración y agradecimiento que siente el artista y el mundo entero por un ser extraordinario.

"Se trata de un merecido homenaje por su incansable labor, y qué mejor que hacerlo de esta manera en el medio que ella tanto ama el Mar", expresó.

Recordó que ya hizo una figura con el rostro de Ramón Bravo, buzo mexicano que tuvo mucho contacto con la vida marina del Caribe Mexicano y que murió en un accidente casero en su casa de isla Mujeres.

Peraza Ávila consideró que este tipo de obras y acciones pueden ser un mensaje a la comunidad mundial, el trampolín que se requiere para que la gente tome mayor conciencia de lo que es la conservación, y que es precisamente la labor de Sylvia Earle.

El reconocimiento a Earle ocurrió en el marco del "Cozumel Scuba Fest", que durante varios días reunió a especialistas, académicos dedicados al estudio de las profundidades del mar.

Sylvia Earle, bióloga marina, exploradora, escritora, conferencista, recibió varios homenajes entre ellos la develación de una placa y el hundimiento de su busto frente a la costa de Cozumel.

Peraza Ávila destacó que el "Cozumel Scuba Fest 2015" permita la oportunidad de contar con la presencia de grandes personalidades en dicho evento, como lo es Sylvia Earle, que visitó la isla por primera vez y Jean Michel Costeau que regresó una vez más a este destino.

Sostuvo que este encuentro brindó la oportunidad de acercamiento con grandes personalidades que llegaron a transmitir su mensaje a través de actividades y conferencias que se desarrollaron como parte del festival, lo cual, aseguró fue una bonita experiencia para los espectadores.

El escultor precisó que la elaboración de la pieza fue una sorpresa para la bióloga, que representa un homenaje a su labor de conservación.

También dijo que como parte de sus actividades, Earle, ofreció, junto a Jean Michel Costeau, una interesante conferencia en donde habló de la situación que en la actualidad se ha observado en los océanos con el fin de crear conciencia entre los visitantes nacionales, extranjeros y locales.

El propósito de esta exposición, que estuvo acompañada de imágenes del mundo marino, persigue fomentar y lograr un desarrollo de buenas prácticas que preserven la vida que existe en las profundidades marinas.

En su testimonio, Sylvia Earle dijo que desde los 12 años está enamorada del mar, que en 1952 tuvo acceso al libro 'The Silent World' (El Mundo Silente) de Jacques-Yves Cousteau, lo que le dio un impulso más fuerte a su interés por conocer el mundo submarino.

Sostuvo que si bien hay cierto deterioro en el fondo marino, todavía es tiempo de cambiar, de hacer algo por los océanos sobre todo por la importancia que tienen para el futuro del planeta y para sobrevivir.

De acuerdo con información que dio en su charla, el 47% de la cadena de arrecifes mesoamericanos en la región del Caribe está en malas condiciones debido a que ha aumentado la salinidad de las aguas y esto lleva a la disminución de estos organismos y los peces.

"Este incremento en la salinidad se debe principalmente al calentamiento del planeta y que el cambio se notó desde la década de años 50 pero a nadie pareció importarle", aseveró.

En ese sentido, Peraza Ávila comentó que el hundimiento de piezas para que los buzos las conozcan y se permita de cierta manera "desahogar" la carga de visitantes puede representar una alternativa y qué mejor que con la presencia de una pieza de una persona que tanto ha hecho por la conservación.

El busto en honor de la activista fue presentado el viernes pasado en una ceremonia especial que se realizó en el centro de Convenciones de Cozumel y sumergido un día después en las aguas de Cozumel en el arrecife "Villa Blanca" al sur de la isla.

Asimismo, la oceanógrafa izó la bandera de buceo más grande de México de 5 por 3.8 metros junto al hijo de Jacques-Yves Cousteau y destacó que esta es su primera visita a Cozumel, pero que ciertamente no sería la última.

La bandera ondea desde la tarde el viernes en las instalaciones de la Marina Banco Playa al norte de la ínsula.