Corte valida partes de la Constitución capitalina impugnadas por PGR

El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó, por mayoría de nueve votos, que es válido el reconocimiento del derecho a una muerte digna en la Constitución de la Ciudad de...

El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó, por mayoría de nueve votos, que es válido el reconocimiento del derecho a una muerte digna en la Constitución de la Ciudad de México.

Durante la sesión de este jueves los ministros señalaron que la carta magna local establece que el derecho a una vida digna "contiene implícitamente el derecho a una muerte digna".

La Procuraduría General de la República (PGR) impugnó esa disposición al considerar que la muerte digna se refería a la eutanasia y al suicidio asistido, conductas que están prohibidas en leyes federales y que se engloban en las materias de salubridad general que están reservadas a la Federación.

Sin embargo, la sentencia considera que la PGR no tiene razón, ya que el artículo únicamente reconoce el derecho a la muerte digna como parte de la garantía a vivir dignamente, en respeto al libre desarrollo de la personalidad.

Por otra parte, el Pleno del alto tribunal también aprobó por unanimidad de 11 votos las disposiciones de la Ciudad de México relacionadas con los derechos sexuales y reproductivos de sus habitantes.

En ese sentido, la Constitución capitalina señala que "toda persona (…) tiene derecho a la educación en sexualidad y servicios de salud integrales, con información completa, científica, no estereotipada, diversa y laica".

Además que las personas tienen derecho a decidir de manera libre, voluntaria e informada el número de hijos que deseen, así como a recibir información y servicios integrales sobre salud reproductiva.

La PGR las impugnó porque a su parecer violaban competencias exclusivas de la Federación por ser cuestiones relacionadas con la planificación familiar, así como derechos de padres de familia a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas.

Empero, la Suprema Corte concluyó que esos temas están dentro de las facultades concurrentes, es decir las que tanto la Federación como las entidades federativas pueden intervenir de cierta forma.

La Constitución local sólo reconoce derechos en favor de los habitantes de la ciudad, sin definir el contenido de los servicios o la manera en que habrán de prestarse, y no se viola el derecho de los padres a ejercer la educación y formación sexual que reciban sus hijos.

En otro tema, por mayoría de 10 votos, la Corte declaró que son constitucionales las referencias a los derechos de las personas migrantes contenidas en la carta magna de la Ciudad de México.

La PGR opinó que dicho documento invadía atribuciones exclusivas del Congreso de la Unión al referirse a los derechos de las personas migrantes en su territorio, pero la sentencia aclara que la redacción de la misma no invade esas competencias.

En otro tema, el Pleno de la Corte decidió, por unanimidad de 11 votos, que son válidas las regulaciones sobre las relaciones del gobierno capitalino con otras naciones y organismos internacionales.

La PGR cuestionó que la Constitución local faculta a las autoridades de la capital a celebrar convenios internacionales y establecer una política exterior propia, lo que invade facultades exclusivas federales, pero la sentencia señala que no existe tal invasión.