El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, busca asegurar que los temas de la agenda energética en la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se ajusten a las normas constitucionales, dijo esta noche su representante en las pláticas, Jesús Seade.

El representante negó reportes de prensa en el sentido de que López Obrador podría sacar el tema de la negociación, y precisó que las preguntas que existen al interior del equipo de transición están orientadas a que se garantice el respeto a las leyes.

“No, no. Es un sector importante para nosotros, pero lo que queremos es básicamente que la Constitución sea respetada. Tener claridad que todo en el acuerdo sea consistente, eso es todo”, dijo a preguntas de los periodistas.

Al hablar con reporteros al término de una reunión de más de horas con el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer, Seade insistió que lo que se busca es disipar todas las dudas sobre uno de los sectores que será central en el plan del gobierno que asumirá a partir del 1 de diciembre.

“Sólo queremos consistencia con la Constitución”, reiteró, y dijo que el gobierno electo apoya lo que está negociando la administración del presidente Enrique Peña Nieto, además que se dijo confiado en que las negociaciones bilaterales concluyan esta semana, al subrayar que no hay diferencias importantes.

Antes, a su arribo a la sede de la representación comercial (USTR), reconoció que esta será una semana crítica para las aspiraciones de ambos gobiernos para alcanzar un acuerdo que pueda ser firmado por el presidente Peña Nieto.

“Esperamos que salga esta semana. La semana próxima como límite, lunes o martes”, dijo, explicando que el límite para este objetivo es 30 días antes del último día de noviembre próximo, plazo que empezaría a correr a partir de este sábado 25 de agosto.

Sobre la ausencia del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y del canciller Luis Videgaray en la reunión de esta tarde, explicó que ello le permitió hablar “de nuestras perspectivas, nuestras preguntas, aclaraciones y demás”.

Seade indicó que se concentró “en areas de interés para nosotros, para hacer aclaraciones, y ademas el embajador Lighthizer es mi amigo personal, y estuve platicando con él. Esto marcha bien”, dijo a su salida.

Sobre la eventual incorporación de Canadá en una negociación trilateral, Seade dijo que el equipo del nuevo gobierno no ha celebrado conversaciones y desconoce si Guajardo lo hecho. “Básicamente, Estados Unidos es el que tiene que hablar con Canadá, y yo espero que eso pase hoy o mañana”, indicó.