A pocos días de cumplir una visita apostólica a Irlanda, el Papa Francisco envió un videomensaje a ese país en el cual clamó por el futuro de los jóvenes y reconoció las dificultades que afrontan las familias en la sociedad actual.

El Vaticano dio a conocer la noche de este martes la grabación que fue difundida por los medios irlandeses para preparar la llegada de Francisco, que estará en el país los días 25 y 26 de agosto próximos para recorrer las ciudades de Dublin y Knock.

El principal objetivo del pontífice es participar en el IX Encuentro Mundial de las Familias, que inició este día y concluirá el domingo 26 con una misa multitudinaria presidida por el obispo de Roma.

“Como saben, el encuentro mundial es una celebración de la belleza del plan de Dios para la familia; y también una ocasión para las familias provenientes de cada parte del mundo de encontrarse y sostenerse mutuamente en el vivir su especial vocación”, dijo el Papa en su video.

“Las familias, hoy, afrontan muchos desafíos en sus esfuerzos por encarnar un amor fiel, para hacer crecer los hijos con valores sanos y para ser en la más amplia comunidad, levadura de bondad, amor y cuidado recíproco. Ustedes saben todo esto”, agregó, hablando en italiano.

Deseó que su viaje pueda ser fuente de “renovado ánimo” para las familias de todas partes del mundo, especialmente de aquellas familias que estarán ahí presentes, en Dublin.

Además auguró que su gira pueda recordar el lugar esencial de la familia en la vida de la sociedad y en la edificación de un futuro mejor para los jóvenes. “¡Los jóvenes son el futuro!”, constató.

Por eso, dijo, es muy importante preparar a los jóvenes para el futuro, prepararlos hoy, en el presente, con las raíces del pasado. “los jóvenes y los ancianos, son muy importantes”, ponderó.

Luego precisó que aunque la razón específica de su visita a Irlanda es el Encuentro Mundial de las Familias, pidió que su viaje abrace a “todos los miembros de la familia irlandesa”.

“Rezo, en particular, para que sirva a hacer crecer la unidad y la reconciliación entre todos los fieles de Cristo, como signo de aquella paz duradera que es el sueño de Dios para la entera familia humana”, apuntó.

En su video el Papa no se refirió a la crisis por los abusos sexuales contra menores cometidos por clérigos en instituciones católicas, que en los últimos años se ha abatido sobre la iglesia en Irlanda, pero el Vaticano anticipó que Francisco se reunirá en privado con víctimas y que existen altas probabilidades que él se refiera al tema en alguno de sus discursos públicos.