Diputados venezolanos rechazan el “Madurazo” en Venezuela

La Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela, bajo control opositor, rechazó hoy las medidas económicas del presidente Nicolás Maduro, que alertó se trata de un paquete que generará más inflación y...

La Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela, bajo control opositor, rechazó hoy las medidas económicas del presidente Nicolás Maduro, que alertó se trata de un paquete que generará más inflación y más hambre.

La mayoría opositora aprobó un acuerdo legislativo en rechazo a lo que se ha llamado el “Madurazo”, alertando que es un programa impopular.

"La Asamblea acuerda rechazar el paquete de medidas económicas impopular y hambreador y hace responsable al gobierno de los efectos nocivos que significa este paquete. Alerta a los trabajadores de sus efectos destructivos", indicó la declaración.

Los diputados cuestionaron las medidas anunciadas por Maduro el viernes, que incluyen elevar el precio de la gasolina, la más barata del mundo, a precios internacionales; incrementar el impuesto al valor agregado de 12 a 16 por ciento y el drástico aumento del salario mínimo al equivalente de 30 dólares o 1.800 de bolívares.

El acuerdo de los asambleístas señaló que el paquete de medidas va a agravar la hiperinflación y la depresión económica, así como el impago selectivo que mantiene el gobierno a la deuda externa.

Asimismo, cuestionó una por una las medidas de Maduro. Dijo que el gobierno aplicó una depreciación de la moneda nacional de 1.300 por ciento en un día, ya que la tasa oficial pasó de 240 mil a seis millones de bolívares fuertes (o 60 bolívares soberanos, la nueva moneda producto de la reconversión).

Alertó que el aumento de la tasa del IVA va a significar un aumento en los precios y cuestionó el incremento previsto en la gasolina, pues se hará después de mantener congelado el precio por casi 20 años y de llevar a la industria petrolera a la depauperación, con la sostenida caída de la producción y mayores deudas.

Respecto al salario mínimo nacional, indicó que se trata de una medida justa y merecida para los trabajadores.

Sin embargo, alertó que el gobierno carece de recursos para financiar la promesa de asumir la diferencia del incremento del salario por 90 días, ante la insolvencia del Estado. Asimismo, advirtió que ese aumento provocará el cierre de empresas que no puedan manejar el aumento.

"Venezuela requiere un programa de reformas integrales, no medidas aisladas e inconexas. La Asamblea Nacional propuso hace un año 10 medidas, pero es tal el deterioro que se necesitan medidas de mayor alcance para las áreas fiscal, monetaria y cambiaria que signifiquen dejar a un lado el modelo del socialismo del siglo XXI", señaló.

El programa económico arrancó ayer lunes cuando entró en vigencia la reconversión monetaria con una nueva moneda nacional, el bolívar soberano, como consecuencia de suprimirle cinco ceros al bolívar fuerte. Los billetes nuevos comenzaron a circular este martes, ya que el lunes fue de asueto nacional.