Científicos encuentran propiedades de moléculas como antibióticos

Un nuevo estudio reveló que los péptidos secretados por las células que recubren el estómago tienen actividad antimicrobiana hasta antes desconocida, lo que los convierte en candidatos a antibióticos...

Un nuevo estudio reveló que los péptidos secretados por las células que recubren el estómago tienen actividad antimicrobiana hasta antes desconocida, lo que los convierte en candidatos a antibióticos.

Los científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Nápoles Federico II, que esperan usar estos péptidos como antibióticos, hallaron que otros péptidos en el cuerpo humano también pueden tener efectos antimicrobianos.

Los péptidos son un tipo de moléculas formadas por la unión de dos o más aminoácidos unidos a través de un enlace peptídico, esto es un lazo entre el grupo carboxilo de un aminoácido, con un agrupación amino de otro, a través de la eliminación de una molécula de agua.

Los investigadores encontraron que los fragmentos del pepsinógeno de la proteína, una enzima usada para digerir alimentos en el estómago, pueden matar bacterias como salmonella y E. coli.

Consideraron que al modificar estos péptidos para mejorar su actividad antimicrobiana, es posible realizar péptidos sintéticos que se podrían usar como antibióticos contra bacterias resistentes a medicamentos.

“Estos péptidos constituyen una gran plantilla para la ingeniería. La idea ahora es utilizar la biología sintética para modificarlos aún más y hacerlos más potentes”, dijo César de la Fuente-Núñez, uno de los autores del artículo.

Los péptidos antimicrobianos, que están en casi todos los organismos vivos, pueden matar microbios, sin embargo, por sí solos no tienen la potencia suficiente para actuar como antibióticos, plantea el MIT en su página de Internet.

Por lo anterior, los científicos hicieron un algoritmo de investigación que analiza bases de datos de secuencias de proteínas humanas para buscar similitudes con péptidos antimicrobianos conocidos.

“Tenemos patrones que sabemos que están asociados con péptidos antimicrobianos clásicos, y el motor de búsqueda pasa por la base de datos y encuentra patrones que se parecen a lo que sabemos que forma un péptido que mata a las bacterias”, aseguró de la Fuente-Núñez.

Entre casi dos mil proteínas humanas, el algoritmo identificó cerca de 800 con posible actividad antimicrobiana, así el equipo de investigación se centró en el péptido pepsinógeno, cuyo papel es descomponer las proteínas en los alimentos.

El MIT detalló que, luego de que el pepsinógeno es secretado por las células que recubren el estómago, se mezcla con el ácido clorhídrico del vientre, esto lo convierte en pepsina A, que digiere proteínas, y en varios otros fragmentos pequeños, los cuales no tenían funciones conocidas.

Identificados los candidatos, los científicos los probaron contra bacterias cultivadas en placas de laboratorio, donde hallaron que podrían matar una variedad de microbios, incluidos patógenos transmitidos por alimentos, como salmonella y E. coli.

Además de otros, incluyendo la bacteria (pseudomonas aeruginosa), que a menudo infecta los pulmones de pacientes con fibrosis quística.

Los especialistas esperan modificar estos péptidos para que sean más efectivos, y puedan ser utilizados como antibióticos.