Para el cineasta Carlos Carrera, la animación es una herramienta para contar historias sobre humanos, de ahí que "Ana y Bruno", su más reciente película, toque temas como el duelo, la muerte, las adicciones, la depresión, la esquizofrenia y la soledad, entre otros.

En conferencia de prensa, Carlos Carrera expuso que desde que leyó la historia, basada en la novela "Ana", de Daniel Emil, supo que quería llevarla a la pantalla porque tenía todo de lo que le gusta hablar: locos, seres imaginarios, una familiar, etcétera. Es una historia muy completa.

El destacado cineasta compartió que como parte de la adaptación incluyeron subtramas como el amor, los celos y la amistad, a fin de hacer más entrañable para los espectadores, que con base a una encuesta de mercado es para toda la familia.

"Creo que a través de la animación logramos despertar la imaginación de quien ve la historia, además de que nos permite hablar de temas como la salud mental de manera más sencilla", anotó.

Sobre la manera en la que el espectador apreciará la cinta, dijo que en lo personal no le ocupa ello, pero lo interesante es que al tener contacto con el público le comparten que incluso los transforma y/o ayuda a tomar decisiones. "Nuestra intención es solo plantear el tema, lo demás no depende de nosotros", apuntó.

Subrayó que "el cine como el lo concibe no sólo es vender, sino también ofrecer contacto con la experiencia humana. Veo el cine como una herramienta para contar cuentos sobre los humanos".

En esta animación, de 104 millones de pesos, participan Héctor Bonilla, dando vida al "Dr. Méndez"; Galia Mayer a "Ana"; Daniel Carrera a "Daniel"; Marina de Tavira a "Carmen".

Al hablar del proyecto, Galia Mayer comentó que ha sido para ella una experiencia que le cambio sus ideas, pues aunque era aún muy pequeña cuando la hizo (6 años), con el tiempo ha ido descubriendo nuevos temas. "Es una película de muchas capas y cada uno que la vea podrá descubrir ciertos temas", apuntó.

Por su parte, Daniel Carrera expuso que cuando hizo la película tenía 10 años de edad, así que no entendía la gravedad de la situación del guión, sin embargo, opina que es una película que pueden ver los niños porque aborda temas que les son cotidianos.

Marina de Tavira celebró la gran oportunidad que ofrece la película al hablar de cosas importantes, y detalló que el trabajo actoral que hay detrás ha sido muy enriquecedor, porque grabaron las escenas juntos y bajo la dirección de Carrera.

Al tomar la palabra, Regina Orozco expuso que ha sido una experiencia maravillosa actuar en esta película, toda vez que habla de la locura y la muerte, temas importantes y que son tratados con el profesionalismo necesario a través de personajes complejos.

En su oportunidad, los productores Fernando de Fuentes y Pablo Baksht destacaron la pasión de Carrera por la animación, y compartieron que previo a la realización de la misma se acudió al servicio de una psicóloga infantil para que analizará el contenido.

Posteriormente, dijeron se realizó un estudio de mercado que arrojó que se trata de una película para todo el público, pues el autor de la historia, Daniel Emil, incluso cuenta con estudios sobre tanatología.

Respecto a su estreno en salas de cine, el próximo 31 de agosto, informaron que posteriormente hará lo propio en España, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia y Argentina, así como en Rusia, Medio Oriente y China, donde están por confirmar fechas.