Chipre extraditó a Egipto a Seif El-Din Mostafa, un hombre egipcio que secuestró en marzo de 2016 un avión de pasajeros de la línea local EgyptAir, utilizando un cinturón con explosivos, que al final resultó ser falso.

"Una misión de seguridad del Departamento de la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL) en Egipto viajó a la capital chipriota de Nicosia y recibió al sospechoso para extraditarlo a El Cairo", informó este domingo la Fiscalía.

En un comunicado, la dependencia precisó que Mostafa fue entregado la víspera y transferido a la custodia egipcia para su regresó a El Cairo, donde los fiscales abrieron una investigación sobre el incidente de 2016, según un reporte del sitio Ahram on line.

Mostafa está acusado de secuestrar en marzo de 2016 un avión de pasajeros de la línea nacional EgyptAir, que cubría la ruta de Alejandría a El Cairo y desviarlo a Chipre, amenazando con detonar un cinturón de explosivos, que resultó ser falso.

La extradición se llevó a cabo después de que Mostafa decidió dejar de lado la impugnación para evitar su extradición a Egipto, argumentando que corría el riesgo de ser torturado y recibir un juicio injusto en Egipto.

El sospechoso, de 61 años de edad, fue arrestado y detenido en Chipre durante los últimos dos años, antes de que el Tribunal Supremo de Chipre aceptara entregarlo, conforme al tratado de extradición firmado en 1996 entre Chipre y Egipto.

Funcionarios chipriotas han considerado a Mostafa como un hombre "psicológicamente inestable" y que su intención de desviar el avión a Chipre era para entregarle a su exesposa chipriota una carta en la que exigía la liberación de 63 mujeres disidentes encarceladas en Egipto.

El secuestrador del vuelo de EgyptAir se rindió a las autoridades chipriotas casi seis horas después de que el avión aterrizó, dejando en libertad a los 72 pasajeros y miembros de la tripulación que viajaban a bordo.

Mostafa dijo a un tribunal chipriota que no tenía intención de dañar a nadie y estaba tratando de ayudar a garantizar la liberación de 63 disidentes que están detenidas en prisiones egipcias y exponer al "régimen fascista" del presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sisi.

Sin embargo, los fiscales dijeron que Mostafa admitió en una declaración escrita a la Policía que llevó a cabo el secuestro para reunirse con su familia chipriota, de la que estuvo alejado durante 24 años.