Ante el próximo inicio del ciclo escolar, la Secretaría e Instituto de Salud del Estado de México recomiendan a los padres de familia adoptar medidas preventivas para cuidar la salud de los más de 3.3 millones de estudiantes que reanudan clases.

En primera instancia, deben fomentar que los infantes duerman ocho horas diarias, por lo que se debe establecer un horario para ir a la cama y evitar que en la habitación del niño haya televisión, videojuegos o computadora, así como limitar el uso de esta tecnología.

Por la mañana, también se debe fijar una hora para levantarse y realizar con tiempo las actividades de aseo, pero sobre todo para que desayunen bien y no enviarlos en ayunas a la escuela, pues ello repercute en su aprovechamiento.

La Secretaría e Instituto de Salud señalaron que el desayuno es lo más importante del día y debe incluir pan y cereales integrales, lácteos, de preferencia bajos en grasas, frutas y verduras, así como proteínas que se encuentran en carne, huevo o pescado.

De igual manera, aconsejan que el lunch para el tiempo de recreo sea igualmente saludable y, sobre todo, evitar enviarles productos procesados o chatarra como jugos artificiales, refresco, pastelitos, frituras o dulces, con el objetivo de prevenir el sobrepeso y la obesidad.

Respecto a las mochilas, la sugerencia es que el peso de las mismas no sea mayor al 10 por ciento del peso del niño, ya que puede causar lesiones en su sistema músculo esquelético.

Otras recomendaciones es estar atento por si el menor presenta problemas visuales o auditivos; en el caso de la vista, los síntomas de que no ven bien son dolor de cabeza constante, ojos irritados o fruncir el ceño.

Mientras que, respecto a la limitación de la audición, si pregunta frecuentemente ¿Qué?, sube mucho el volumen de la televisión o habla más alto, es necesario acudir al centro de salud más cercano para que sea valorado y reciba atención oportuna.

Finalmente, la Secretaría de Salud y el ISEM apuntaron que el inicio del ciclo escolar coincide con la intensa temporada de lluvias, por lo que se pide abrigarlos bien al salir de casa, evitar cambios bruscos de temperatura, no consumir alimentos en la vía pública y ante cualquier malestar acudir al centro de salud y, sobre todo, evitar la automedicación.