El legendario rockero Mosy y Los Bits presentó la noche del viernes Claroscuro, su más reciente producción discográfica, ante un público fiel que reconoce sus años de trayectoria en el rock y su sentimiento musical para atrapar el oído de quienes lo consideran una leyenda.

En punto de las 22:00 horas, y mientras en las inmediaciones del Lunario del Auditorio Nacional caía un fuerte aguacero, Mosy & Los Bits aguardaban desde sus camerinos de manera pacientes la entrada del público, para luego encender los recuerdos del respetable desde el escenario.

Mosy & Los Bits abrieron el concierto especial con temas como “Si”, “Basta ya”, “Alfombra de nubes”, “En ti”, “Especial” y “Centímetro de vida”, esta último con una de sus invitadas de nombre Sandra, para luego luego ligarse a “Princesa soledad”, “Druglines” y “Mañana”.

La intensión de Mosy & Los Bits fue regalarle al público un concierto fluido, ligando un tema con otro, para mantener la atención del público, para no darle motivos de distracción, detalle que el público agradeció ovacionando cada tema y sobre todo coreo las letras en una muestra de cariño a su ídolo.

La banda continuó con la presentación del disco Claroscuro con temas como “Simple canción de amor”, “Girar” y “Sed”, este con la presencia de Piro, de Ritmo Peligroso, detalle que los presentes festejaron con alegría al reconocer a otro de sus ídolos de adolescencia, para luego tocar “Alarma”, acompañado del gran Sergio Arau, tema que fue coreado de principio a fin.

Mosy & Los Bits continuaron con las sorpresas y el turno como invitado fue para Leonardo de Lozano, quien cantó el tema “Ziggy Stardust”. Posteriormente volvieron a llamar a Piro para cantar a dueto “Rock the casbah”, “Mia” con Sergio Arau y repetir fórmula con Leo de Lozano con la letra “Revolución”.

El concierto especial llegaba a su fin y con ello un momento de nostalgia por aquellos tiempos, por lo que Mosy & The Bits  cerraron su presencia en el Lunario con “Contaminados”, “Pa’que la violencia”, con Leo de Lozane y “Déjala tranquila”, rolas que la gente cantó con entrega en reciprocidad a la magia musical de Mosy, quien no dejó ir al público hasta que escuchara el tema emblemático de The Beatles “Hey Jude”.